Esta dilación voluntaria es una medida que los gruístas tomaron el pasado 30 de marzo para presionar a las aseguradoras con las que están enfrentados. El motivo del conflicto es que, según los gruístas, ciertas compañías les pagan muy poco por atender a los vehículos averiados en carretera. Así, los retrasos van desde una hora y media hasta las 24 horas. Gruístas y aseguradoras se reunirán la próxima semana.