Representa a unos 500 de los aproximadamente 700 médicos internos que trabajan actualmente en el País Vasco.