Las obras de mejora de equipamientos de la plaza de Vigo tienen doble lectura. Vecinos y comerciantes aplauden la peatonalización de la calle Emilia Pardo Bazán, pero rechazan la supresión de sus 30 aparcamientos.

A esta reforma se añade el saneamiento de Menéndez Pelayo, que amplía el problema del tráfico a toda la plaza. Cuando se termine –en verano– no habrá alternativa, ningún edificio tiene garaje. El portavoz vecinal, Gerardo Crespo, reconoce que «la pérdida es inevitable» y que «aún no se sabe la solución», pero la reforma «es necesaria», dice.

La peatonalización iba a ser suspendida temporalmente ayer, para desviar el tráfico por el corte de hoy en Federico Tapia por la obra de Menéndez Pelayo, pero la apertura de Emilia Pardo Bazán se ha pospuesto a hoy.ç

O Parrote, hoy cortado al tráfico

Las obras de renovación del firme en el paseo de O Parrote y La Maestranza se iniciarán en la jornada de hoy, por lo que a partir de las 21.00 horas no se permitirá el paso de coches  hasta la intersección del hospital Abente y Lago. Los únicos que sí podrán circular serán los buses urbanos (hasta finalizar su horario de servicio) y las ambulancias. Los trabajos se realizarán sólo por las noches y el Ayuntamiento prevé que continúen en los próximos días si las condiciones climatológicas lo permiten. La semana que viene se pintará la señalización horizontal. La obra costará 97.817 euros.

LA OPINIÓN DE LA PLAZA

José López. 62 años.

«La eliminación de las plazas de aparcamiento me parece muy mal. El tráfico ya era el gran problema y ahora nos quedamos sin aparcar. Lo único que se va a conseguir es congestionar la zona».

Herminia Rial. 49 años.

«Ya era horrible intentar aparcar, y seguirá así. Yo tardo ahora tres cuartos de hora en encontrar  sitio, y con esta obra va a ser mucho peor. No sé dónde vamos a poder meter los coches»