En un año, la cifra oficial de víctimas mortales en Semana Santa de 2006ha pasado de 108 a 110. Los luminosos de las carreteras recordaban después de la Semana Santa de 2006 que el asfalto se había cobrado 108 víctimas mortales. Un año después, la cifra que recordaban era la de 110.

¿Qué ha pasado entre medias?

El portavoz de la Dirección General de Tráfico (DGT), Francisco Altozano, negó ayer a 20 minutos que exista un baile de cifras de un año a otro. En este sentido, recordó que este tipo de variaciones se produce porque la cifra que se ofrece al final de las operaciones es provisional y recoge las muertes por accidente en carreteras comunicadas a la DGT hasta las 24.00 h.

Acabado este periodo, insiste Altozano, es probable que lleguen notificaciones de la Guardia Civil con algún retraso o que fallezca alguno de los heridos. De esta forma, las cifras oficiales al año siguiente pueden incorporar nuevas víctimas.

En cuanto a la confusión de la cifra de muertes contabilizadas hasta las 20.00 h del lunes, Altozano responsabiliza a algunas agencias o cadenas de televisión que contabilizan por su cuenta víctimas no incluidas en el balance provisional de la DGT.

La DGT no ha ofrecido información veraz

El presidente de Automovilistas Europeos Asociados (AEA), Mario Arnaldo, por su parte asegura que la DGT no ha ofrecido información veraz estos días.

El domingo, recuerda Arnaldo, «compararon los muertos hasta las 20.00 h (97) con los del año pasado asegurando que fueron 104. Esa cifra correspondía realmente a los fallecidos hasta las 24.00 h. Es decir, la DGT comparó magnitudes diferentes».

Rubalcaba corrige a Blanco

Rubalcaba tuvo que matizar la propuesta de Blanco de reducir los límites de velocidad
Tras el trágico balance de tráfico que ha dejado la Semana Santa, con 106 muertes en la carretera, el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció ayer que se reforzarán las políticas de seguridad vial y se van a «acelerar» las medidas que «creemos que, en su conjunto están dando resultado», entre ellas el carné por puntos.

También ayer, el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, planteó la posibilidad de rebajar el límite de velocidad en la red secundaria para luchar contra las altas cifras de mortalidad, aunque Rubalcaba puntualizó más tarde a Blanco afirmando que solo se trataba de "una reflexión".

La velocidad en las carreteras secundarias, fue la principal causa de muertes
La velocidad en las carreteras secundarias, fue la principal causa de muertes. En ellas se produjo el 75% de los accidentes mortales durante esta Semana Santa.

Reducir la velocidad servirá de poco
Luis Montoro. Catedrático de Seguridad Vial. Universidad de Valencia.

La estrategia de reducir la velocidad en las carreteras secundarias servirá de poco si no hay más vigilancia policial y más radares. En Reino Unido, donde la tasa de alcohol permitida es superior a la española, hay menos accidentes relacionados con la bebida.

Allí las tasas se cumplen porque hay más controles, agentes que sancionan y unas penas mucho más contundentes. Aquí, la Guardia Civil de Tráfico tiene 8.500 agentes, los mismos que en 1980. Pero el número de vehículos por cada mil habitantes ha pasado de los 280 de aquel año a los 650 de la actualidad. Además, conviene recordar que hay tantos o más accidentes por velocidad inadecuada que por velocidad excesiva, y que la principal causa de los siniestros es la distracción al volante.

En seguridad vial la educación tiene mucho que decir, porque seguimos sin diferenciar lo ilegal de lo peligroso. Fumar al volante no es ilegal, pero sigue siendo un factor de distracción muy importante.