El Departament de Treball destina dos millones de euros para las empresas de inserción laboral que ocupan a los colectivos con más riesgo de exclusión: parados sin derecho a subsidio de desempleo o adictos al alcohol o a las drogas.

El Govern ayuda con un 40% de los costes salariales entre 2005 y 2007 derivados del contrato de trabajo, con un máximo de 4.200 euros anuales para un contrato a tiempo parcial y temporal, hasta 12 meses.

Treinta empresas de inserción social ya ocupan a 650 personas en Catalunya.

Impulso a la FP

Por otra parte, el sindicato UGT pidió ayer aumentar de manera significativa el número de estudiantes de Formación Profesional, que en el curso actual se sitúa en 68.275 alumnos, frente a los 85.750 del Bachillerato.

UGT piensa que en Catalunya se debería llegar a los 100.000 matriculados para cubrir plazas de camareros, cocineros, horneros, pintores o soldadores que faltan ahora, según el sindicato.