España sufrirá a partir de 2020 más olas de calor e incendios, mientras que sus recursos hídricos se verán reducidos, según concluye el informe aprobado por el
Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas.

El informe reconoce a nivel mundial lo que ya sabíamos

Una de las participantes, la subdirectora general de la Oficina Española de Cambio Climático, Concepción Martínez, aseguró a los periodistas que este informe "por primera vez reconoce a nivel mundial lo que ya sabíamos: España es muy vulnerable".

La ONU ha dejado claro que los asentamientos urbanos en la costa y los recursos pesqueros también se verán perjudicados.

El sur de Europa, afectado

Bajo el título "Efectos, adaptación y vulnerabilidad", el texto aprobado por delegaciones de más de cien países reconoce que todo el sur de Europa se verá especialmente afectado por una subida de las temperaturas que ya sólo se puede mitigar, no parar del todo.

No hay que ser catastrofistas pero es un tema serio

"La adaptación es necesaria ya, y aunque redujéramos las emisiones de gases de efecto invernadero hay que empezar a actuar. No hay que ser catastrofistas pero es un tema serio", afirmó Martínez.

Con este objetivo -añadió- el Gobierno ha puesto en marcha un Plan Nacional de Adaptación, además de trabajar en un Plan Nacional de Costas y de estar analizando medidas en energía y transporte para poner en marcha "con carácter urgente".

El informe aprobado está dirigido a los responsables políticos, pero se completa además con veinte capítulos monográficos sobre las distintas regiones del mundo, que, en el caso de la Europa mediterránea, se presentará el próximo día 10 en Madrid.

Según Concepción Martínez, la participación española durante la elaboración del informe ha sido "muy alta", tanto por parte de científicos como de miembros de la administración general del Estado y de las comunidades autónomas.