Las salidas de las cofradías de la Macarena, del Gran Poder y del Silencio abrieron la Madrugá de Sevilla, la noche más larga y el punto culminante de la Semana Santa.

El Señor de la Sentencia, de la hermandad de la Macarena, salió de la basílica pasadas las 0.30 horas y fue recibido por una saeta y por los aplausos de los miles de fieles que se congregan cada Madrugá de Viernes Santo en las inmediaciones de la Resolana, donde se encuentra este templo.

Uno de los espectadores de la salida de la Macarena ha sido Rodrigo Rato, junto al popular macareno Javier Arenas

La Virgen de la Macarena, por su parte, que este año va vestida con el manto de terciopelo verde de Juan Manuel Rodríguez Ojeda, aguardaba a las 1.20 horas su salida aún en el interior del templo, con la candelería del palio encendida, ya que son casi tres mil nazarenos en total los que la preceden y acompañan.

Uno de los espectadores de la salida de la Macarena ha sido el director del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, que ha acompañado a dos populares macarenos: el presidente del PP-A, Javier Arenas, y el candidato a la Alcaldía de Sevilla, Juan Ignacio Zoido.

Cinco minutos antes de la una de la madrugada salieron también de su basílica la cruz de guía y los primeros nazarenos del Gran Poder, el Señor de Sevilla, en una plaza de San Lorenzo a oscuras y con miles de fieles guardando silencio.

Será la primera vez que el Gran Poder desfile después del proceso de rehabilitación a la que ha sido sometida la imagen, que le ha devuelto su policromía original.

La hermandad del Silencio comenzó su salida a la 1.05 horas desde su parroquia de San Antonio Abad y es la primera en recorrer la carrera oficial, pidiendo permiso para hacerlo por escrito al Consejo de Hermandades, ya que sus nazarenos no pueden pronunciar palabra durante todo el desfile.

Es la primera vez que el Gran Poder desfila tras el proceso de rehabilitación a la que ha sido sometida la imagen

Decenas de miles de personas llenan desde antes de la medianoche el centro de Sevilla, donde hoy todos los bares y restaurantes abren durante la madrugada, para ver las procesiones, después de la desilusión sufrida por la tarde, cuando las lluvias hicieron que cinco de las siete cofradías del Jueves Santo decidieran no salir.

Esta noche grande de la Semana Santa de Sevilla desfilan por las calles de la ciudad seis cofradías: tres de ellas, la Macarena, la Esperanza de Triana y Los Gitanos, son de las llamadas "de barrio", porque sus imágenes van acompañadas con música de bandas y en muchos puntos de su recorrido son jaleadas por sus fieles.

En contraste, las otras tres cofradías, el Gran Poder, el Silencio y el Calvario, son de recogimiento, porque desfilan sin acompañamiento musical o sólo con música de cámara y rodeadas por un silencio impresionante.

Estas seis hermandades están acompañadas por aproximadamente 14.000 nazarenos y las siguientes en salir a la calle serán Los Gitanos, cuyas imágenes del Cristo de la Salud y de la Virgen de las Angustias son conocidas popularmente como Angustias y Manuel, y la Esperanza de Triana.

La Madrugá es la noche más larga de la Semana Santa de Sevilla, ya que las procesiones de la Macarena, la Esperanza de Triana y Los Gitanos se prolongan hasta bien entrado el mediodía.

A lo largo de toda la noche, dos mil policías locales y nacionales velan por la seguridad de los cortejos y de los fieles.
Cofradía Cautivo Melilla liberó reclusa, la séptima desde restitución medida

En Melilla liberan a la séptima reclusa desde 2001

Por su parte, la Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli y María Santísima del Rocío liberó a una reclusa del centro penitenciario de Melilla, la séptima desde que se restituyó esta medida de gracia en 2001, tras una interrupción de medio siglo.

El acto de liberación de la presa, condenada a tres años y quince días de cárcel por un delito contra la salud pública, vino seguido de la integración de la penada a la procesión, vistiendo la túnica y capucha morados que la Cofradía había entregado previamente a los responsables de la prisión.

Desde que en 2001 fue recuperada esta medida de gracia han sido liberados cinco hombres y dos mujeres, algunos de ellos de confesión musulmana y que, no obstante, han acompañado a Jesús Cautivo y la Virgen del Rocío en procesión por las calles de Melilla.