Soldados británicos liberados en Irán
La soldado Faye Turney, tras saludar al presidente iraní, mientras un compañero de ella aún habla con el mandatario y la prensa. (REUTERS) REUTERS/Stringer
Los quince marinos británicos liberados por el Gobierno iraní tras trece días de detención llegaron hoy al aeropuerto de Heathrow en un avión de "British Airways" procedente de Teherán, informaron los medios de comunicación.

Los 15 soldados fueron transferidos a helicópteros militares y trasladados a una base en Chivenor, Devon, al suroeste de Londres, para reunirse con sus familias y ser interrogados.

Los marinos llegaron esta mañana al aeropuerto de Teherán en dos pequeños autobuses escoltados por la Policía iraní y fueron llevados hasta el pabellón oficial del Mehrabad, donde se encontraban el embajador del Reino Unido en Teherán, Geoffrey Adams, y otros diplomáticos británicos.

Despedidos con regalos

En un breve acto de despedida en el pabellón, el director para el Oeste de Europa del Ministerio iraní de Exteriores, Mayid Ghahremani, ofreció a los marinos regalos de parte del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y de los Guardianes de la Revolución, las fuerzas que les habían detenido, según informó la agencia oficial IRNA.

El presidente iraní anunció la liberación de los marinos detenidos como "un regalo al pueblo británico", tras dejar claro que su país tenía "todo el derecho para juzgarlos", y despidió posteriormente a los soldados en una breve ceremonia en el palacio presidencial en la que incluso bromeó con algunos ellos.

Pido a Tony Blair que no castigue a sus soldados por haber dicho la verdad

Los quince militares posaron unos instantes para las cámaras en los jardines del palacio, sonrientes y vestidos de civil.

Posteriormente la televisión iraní mostró imágenes de la alegría de los marinos mientras recibían la noticia anunciada por Ahmadineyad en una sala cercana a la que en el que el presidente iraní comparecía ante los medios.

"Nos han tratado bien y de manera humana"

Los marinos británicos agradecieron a Irán su liberación y algunos de ellos aseguraron que piensan volver a este país como turistas, informaron los medios de comunicación iraníes.

En declaraciones a la agencia oficial IRNA poco antes de volar hacia Londres desde el aeropuerto internacional de Teherán, Faye Turner, la única mujer entre los detenidos, dijo que los iraníes les habían "tratado bien" durante su cautiverio y de una "manera humana". 

Viendo las montañas y los paisajes de Irán, he comprendido que es un bonito país y voy a intentar volver

"Estoy agradecida al Gobierno iraní por haberme liberado y me gustaría regresar al país como turista en otras circunstancias", dijo la militar británica, de 26 años, que se mostró feliz de poder ver de nuevo al llegar al Reino Unido a su hija y a su familia.

"Viendo las montañas y los paisajes de Irán, he comprendido que es un bonito país y voy a intentar volver", afirmó Turney a la televisión iraní.

Otro de los militares, Felix Carmen, que también había sido exhibido en la televisión iraní durante el cautiverio, dijo que estaba tan "contento" que no había "podido dormir en toda la noche".

Que no los castiguen 

"Pese a que tenemos toda la razón en este asunto, los marinos serán liberados y pido a (el primer ministro británico, Tony) Blair que no les castigue por haber dicho la verdad", dijo Ahmadineyad en referencia a la asunción por parte de varios de ellos de que habían entrado en las aguas del país.

El presidente rechazó que la decisión de liberarles tenga alguna relación con la liberación el martes del diplomático iraní Yalal Sharafi, secuestrado el 4 de febrero pasado en Bagdad, o con que hoy Washington hubiese permitido la visita de representantes iraníes a los cinco funcionarios de Teherán detenidos desde el pasado enero en Irak por EEUU.

"Si quisiéramos cambiar a ciudadanos iraníes por los británicos podríamos hablar de cientos de ellos. Querían darnos más concesiones pero este es un gesto humanitario y no materialista", recalcó.

Londres dice que no hubo negociación

Mientras tanto, el embajador del Reino Unido ante la ONU, Emyr Jones Parry, celebró la liberación pero dijo que no hubo negociaciones para zanjar la crisis.

No hubo exactamente negociaciones, sino discusiones a nivel de embajadores

"No hubo exactamente negociaciones. Lo que ha habido son discusiones a nivel de embajadores (...) Damos la bienvenida a la respuesta del presidente iraní", declaró Jones Parry.

El diplomático señaló que durante la crisis hubo "mucho apoyo de Estados Unidos y de la ONU", en especial del secretario general, Ban Ki-moon, quien hizo un firme llamamiento para la puesta en libertad de los militares británicos, y se entrevistó con el ministro de Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki.

Aseguró que la crisis de los marineros es "un caso aparte" que no tiene vinculación alguna con las presiones internacionales hacia Teherán para que suspenda sus actividades nucleares de enriquecimiento de uranio.