La lluvia amenaza con una crecida mayor y ya anega obras de la Expo
Dos viandantes se protegían ayer de la lluvia junto a un Ebro muy crecido a su paso por Zaragoza. (F. Simón)
La intensa lluvia caída durante los últimos dos días ha provocado una nueva crecida en el Ebro y ha situado a Aragón en el nivel dos de alerta por riadas (sobre tres niveles). Ayer obligaba a paralizar varias obras en el recinto de la Expo e incluso se tuvo que cortar durante parte de la mañana la A-2.

Las precipitaciones, que han dejado una media de 30 a 40 litros por metro cuadrado, continuarán de forma intermitente durante toda la semana, aunque con menos fuerza, según el Instituto Nacional de Meteorología. El tiempo inestable se prolongará con rachas de cierzo.

En la Expo, la lluvia obligó a paralizar trabajos de altura y dificultó el movimiento de los camiones. Las precipitaciones inundaron los canales y las balsas del Parque Metropolitano del Agua, subieron el nivel freático en la zona interna del mismo y anegaron el sótano de la Torre del Agua. El centro deportivo Helios cerrará hoy debido a las precipitaciones, y varias empresas del polígono Insider de La Cartuja sufrieron inundaciones.

En la A-2, la lluvia inundó la calzada y se tuvo que cortar el tráfico durante parte de la mañana a la altura de La Muela. En Ejea de los Caballeros, la crecida del Arga obligó a cortar la A-1204.
Se estima que el Ebro sufrirá una nueva avenida, esta vez más fuerte y similar a la de 2003. El pico de la crecida llegará previsiblemente a Zaragoza el jueves. El presidente de Aragón, Marcelino Iglesias, se reunió ayer con diferentes organismos para disponer actuaciones frente a la lluvia.

Cadenas en 16 municipios

La acumulación de nieve en la calzada hacía ayer obligatorio el uso de cadenas en catorce tramos de carreteras de doce municipios de Teruel y cuatro de Huesca, donde seguían cerrados los puertos de Portalet y Bielsa. El Centro Territorial de Aragón estableció ayer el nivel de alerta naranja por nevadas en las provincias de Teruel y Zaragoza y por aludes en el Pirineo oscense. En varias carreteras de Ateca, Monzón y Sabiñánigo se produjeron ayer retenciones de tráfico debido a desprendimientos en la calzada.