Todo se quedó en un susto, pero los 16 monitores que acompañaban a 60 menores de edad en una acampada en la Sierra de Alhama seguro que no olvidan el día de ayer.

La zona en la que habían decidido pasar la noche amaneció nevada, y a la nieve se le unió una tormenta de lluvia y granizo. Los monitores tuvieron que llamar al Servicio de Emergencias, que activó el dispositivo de rescate. La Guardia Civil y varios funcionarios del Ayuntamiento alhameño los rescataron para llevarlos hasta el pabellón de deportes de la localidad, en perfecto estado.

La nieve también dificultó ayer el tráfico en la A-92 a su paso por Huétor Santillán y en la carretera de Sierra Nevada. La lluvia, por su parte, ralentizó la circulación en Dúrcal. La normalidad volvió durante la tarde.