La guerra duró 74 días y dejó 255 muertos en el bando británico y 655 en el argentino. Argentina ha pedido de nuevo al Reino Unido negociaciones sobre la soberanía de las islas.