Los jefes de seguridad de los centros comerciales de Murcia ciudad ya preparan sus dispositivos de seguridad para evitar perder carros de la compra, como ocurrió en el  Bando de la Huerta de 2006.

Los más jóvenes utilizan los carros de la compra para trasladar las bebidas con que hacen su botelleo el día de la fiesta.

Carrefour Atalayas y Zaraíche doblarán su dispositivo de seguridad para impedir los hurtos. Tendrán cuatro  vigilantes por centro desde este sábado. Otros, como los 15 centros de Mercadona de la ciudad, optarán por concienciar a los usuarios y controlar la salida de carros de sus instalaciones, según comunicó la empresa a 20 minutos.

El Ayuntamiento de Murcia, desde el año pasado, recoge los carros que localiza desparramados por las calles y los reúne en los parques de la ciudad. El año pasado rescató 300. Luego, los comercios tienen 24 horas para pasar a recogerlos.

«En 2006 recuperamnos 60 carros, pero quitaron más, aunque no sabemos cuántos», explicaron fuentes de Mercadona.