Estudian en el colegio Pla de Barraques de El Campello y aunque sólo tienen 11 años conocen a la perfección la realidad judicial del país.

Al menos, así lo demostraron ayer en la Audiencia de Alicante medio centenar de alumnos que asistieron al primer curso formativo de prevención de la violencia escolar, dentro del protocolo contra la violencia juvenil.

Los niños preguntaron al presidente de la Audiencia, Vicente Magro, y a otros magistrados que estaban presentes cosas como «¿qué pasa si un niño mata a otro?», «¿por qué De Juana Chaos está libre?» o si es violencia juvenil que su hermano le quite el bocata.

Durante la charla, a la que han asistido muy atentos, los niños también han aprendido que la violencia escolar no es sólo pegar a otro, sino también esconderle el estuche o la mochila, no hablarle, o negarse a jugar con él.

Y también les han animado a que no sean cómplices de la violencia y que denuncien los casos de acoso ante sus profesores. También les han dicho que tienen que dialogar antes de llegar a las manos.

El buen ambiente entre el personal de Justicia y los alumnos ha propiciado que una niña contara cómo se sentía cuando en otro colegio nadie quería jugar con ella.

Mañana explicarán a los jóvenes del instituto Jaime II la respuesta de la ley ante la delincuencia juvenil.