La nueva rotonda de acceso a la AP-68 en Calahorra costará casi 1,3 millones y se adjudicará en septiembre

La nueva rotonda que se construirá en la intersección del acceso a la autopista AP-68 con la carretera LR-134 en Calahorra costará casi 1,3 millones y se adjudicará en septiembre. Será una infraestructura que, como ha asegurado este lunes el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, "incrementará la seguridad para los vecinos que frecuentan esta zona y canalizará de forma adecuada los vehículos que entran y salen de la ciudad".
Sanz y Martínez Portillo atienden a las explicaciones de la nueva rotonda
Sanz y Martínez Portillo atienden a las explicaciones de la nueva rotonda
GOBIERNO DE LA RIOJA

La nueva rotonda que se construirá en la intersección del acceso a la autopista AP-68 con la carretera LR-134 en Calahorra costará casi 1,3 millones y se adjudicará en septiembre. Será una infraestructura que, como ha asegurado este lunes el presidente de La Rioja, Pedro Sanz, "incrementará la seguridad para los vecinos que frecuentan esta zona y canalizará de forma adecuada los vehículos que entran y salen de la ciudad".

Pedro Sanz ha incidido en este mensaje en la presentación del proyecto diseñado por la Consejería de Obras Públicas, Política Local y Territorial para reducir el peligro detectado en este punto, donde se ubican viviendas e instalaciones deportivas y que soporta un notable volumen de tráfico rodado.

En la presentación del proyecto, que incluye una segunda fase para aumentar la seguridad vial en los puentes sobre la AP-68 y N-232, han participado también el alcalde de Calahorra, Luis Martínez-Portillo; el consejero de Obras Públicas, Política Local y Territorial, Antonino Burgos, y el director general de Carreteras, Víctor Garrido.

La solución planteada es una rotonda de grandes dimensiones, con 66 metros de diámetro en el exterior, que garantizará la seguridad de conductores y peatones en este cruce situado en la zona periurbana de la localidad.

El proyecto contempla también la construcción de un paso inferior para proteger a los peatones y separar sus movimientos de la circulación de los vehículos.

Este paso tendría unas dimensiones de 4 metros de ancho por 3,5 de alto y 27 metros de longitud y conectará con la Vía Verde Calahorra-Arnedillo, las instalaciones del Club Polideportivo Juventud, y la zona de ocio y segundas residencias situadas en las inmediaciones. De esta forma, se evitarán los cruces a nivel de los peatones por la LR-134 y la AP-68.

De esta forma, disminuirán sensiblemente los riesgos de la actual intersección, tipo T, que regula el tráfico mediante isletas, un carril central y señales de ceda el paso y stop a la entrada y la salida a la autopista que conecta con la carretera LR-134 que une Calahorra con Arnedo.

El principal peligro en este punto de la red viaria se encuentra en el giro a la izquierda que deben efectuar los vehículos que provienen de Arnedo para coger la AP-68 invadiendo el carril en sentido contrario. Además la comunicación de la autopista hacia Calahorra obliga a los vehículos a atravesar el cruce para acceder a un carril de aceleración y posterior incorporación a la LR-134.

Proyecto modificado.

La nueva rotonda de Calahorra no es desconocida ya que en realidad su anteproyecto se mostró a los medios de comunicación el pasado 17 de marzo con un presupuesto de un millón de euros; aunque sí modifica aquel montante y la primera solución acortando el tramo subterráneo de paso peatonal.

Aquella presentación inicial ocurrió durante los primeros días de Luis Martínez-Portillo al frente de la Alcaldía de Calahorra, en uno de los encuentros que el nuevo alcalde mantuvo con instituciones, asociaciones y administraciones; "lo que demuestra que las visitas de cortesía realizadas entonces no vendían humo y estaban dotadas de contenido; en este caso, la del consejero Antonino Burgos, con un proyecto de más de un millón de euros que aporta seguridad", ha dicho el alcalde en la rueda de prensa convocada esta mañana en el Salón de Plenos del Ayuntamiento.

La glorieta solucionará la confluencia de la carretera de Arnedo con el acceso al casco urbano y la entrada a la Autopista AP-68. Se situará en una zona que además es encrucijada de caminos hacia instalaciones deportivas municipales y privadas y hacia la Vía Verde del Cidacos y que el Grupo Socialista criticó en su momento.

Luis Martínez-Portillo lo ha negado mostrando en el proyecto definitivo que presenta un paso de cebra a nivel en el acceso a la Autopista AP-68 y un paso subterráneo para cruzar a la Vía Verde "de 26 metros de longitud con dos curvas y no de 160 metros y 5 curvas, como dijo algún concejal del Partido Socialista". Además, según han explicado tanto el alcalde como la arquitecto Marta Cordón, dispondrá de claraboyas para su iluminación con luz natural.

Por su parte, Pedro Sanz se ha congratulado por el proyecto y ha felicitado al alcalde por "el impulso, el dinamismo y el compromiso que demuestra con Calahorra" y ha valorado "el esfuerzo de esta ciudad en su vocación en los servicios, en el atractivo empresarial y en el turismo".

También ha felicitado a la arquitecto Marta Cordón por elaborar un proyecto que nace en la casa para unas obras que costarán 1.279.000 euros y que facilitará una comunicación más segura y fluida, reduciendo el peligro detectado en este punto, donde se ubican viviendas e instalaciones deportivas y que soporta un notable volumen de tráfico rodado.

Para el presidente del Ejecutivo riojano, la obra -que saldrá a contratación en el mes de septiembre y que tendrá un plazo de ejecución de 6 meses- es una apuesta por La Rioja Baja como lo ha sido la modificación de precios para la autopista AP-68 que se han presentado también esta mañana y que "permitirán que el precio del recorrido entre Calahorra y Logroño pase de costar 4,55 euros a 1,50 euros, manteniendo que la ida y vuelta en el mismo día y tramo siga siendo gratuita".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento