El Nuncio del Vaticano en España, monseñor Renzo Fratini, inaugurará oficialmente la restauración del Templo de la Purísima Concepción de La Cartuja Baja este sábado, 12 de julio, a partir de las 11.00 horas.

Desde que hace un año acabaran los trabajos de rehabilitación se ha vuelto a abrir al culto y se celebran actos religiosos, ya que "hasta hace un año hasta los funerales se hacían en el antiguo cine", ha explicado el alcalde de este barrio rural zaragozano, José Ramón.

Después de veinte años cerrada al culto y a los visitantes, este centro religioso del barrio rural de La Cartuja Baja, ha recuperado el esplendor de las pinturas y se ha mejorado la estructura del templo para evitar humedades.

Las obras se han prolongado a lo largo de dos años y han corrido a cargo del Departamento de Educación, Universidad, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y se puede acceder al templo en horario de 12.00 a 14.00 horas.

"Se han limpiado las pinturas, que se atribuyen a la escuela de Francisco Bayeu, el cuñado de Goya" ha aclarado José Ramón, para detallar que también se ha levantado el suelo y se ha puesto bovedilla de hormigón para evitar humedades.

Así, se han levantado todas las baldosas y se han puesto nuevas, pero en los laterales del templo se mantiene una franja de 4 por 1 metros haciendo el dibujo que tenías las viejas baldosas que "es idéntico al de 1767, aunque con cerámica nueva", ha precisado.

En declaraciones a Europa Press, José Ramón ha mostrado su satisfacción por la recuperación de este "importante patrimonio artístico y cultural del barrio en el que se aprecian muchos detalles de las pinturas que antes pasaban inadvertidos".

Una satisfacción que comparten los vecinos porque "se vuelve a la normalidad en los oficios religiosos y sobretodo las personas mayores, que son muy creyentes lo han agradecido mucho".

TEMPLO

Construida entre los siglos XVII y XVIII esta iglesia se consagra en 1731. Tras los destrozos ocasionados por la Guerra de la Independencia y por el abandono del monasterio en los años 1820-23, correspondientes a la Desamortización del Trienio Liberal, los monjes se ven obligados a rehabilitar el monasterio, siendo la iglesia conventual de nuevo consagrada en el año 1827.

En su interior presenta una estructura simple consistente en una planta de cruz latina de una sola nave con una capilla del sagrario detrás de la cabecera —similar a la que se encuentra en la iglesia de Aula Dei—, que es una capilla típica y característica de las cartujas españolas y "celda" del Cuerpo de Cristo, primero entre los cartujos.

Esta construcción se cubre con bóvedas de cañón con lunetos, a excepción del crucero que presenta cúpula hemisférica. Estas cubiertas están decoradas por unas pinturas murales ejecutadas por el citado fray Ramón Almor, en las que se localiza iconografía similar a las pinturas de las bóvedas de la iglesia de la cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes.

Los temas, representados con vivos colores, son los Esponsales de la Virgen, la Anunciación, la Visitación, la Adoración de los pastores, la Circuncisión, la Presentación y la Purificación, la Adoración de los Reyes Magos, las virtudes Fe, Esperanza, Caridad y Religión, la Coronación de la Virgen, los padres de la Iglesia, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.