El alcalde de Lugo, José López Orozco, ha anunciado la intervención "acotada en el tiempo" del servicio de recogida de la basura que presta Urbaser, que a partir del lunes será suplida por la empresa pública Tragsa.

Orozco ha apelado al "cambio de escenario" como el detonante de la decisión, después de que se rompieran las negociaciones este jueves tras más de siete horas de reunión entre trabajadores y la dirección de la concesionaria de la limpieza de la ciudad.

En una comparecencia ante la prensa, acompañado del concejal de medio ambiente, Luis Álvarez, Orozco ha subrayado que el Consistorio "desde el primer día no dejó de trabajar, en un consciente silencio, con el fin de que la huelga tuviese una solución". "Y la solución pasa por un acuerdo entre los trabajadores y la empresa", ha apostillado.

En este sentido, ha añadido que "las dos partes saben del esfuerzo que hizo este equipo de gobierno con el fin de que se llegara a una solución pactada y negociada y se le diera solución a los problemas que tienen los lucenses en estos momentos".

El regidor ha concretado que a lo largo de la mañana de este viernes se le comunicó "telefónicamente" esta "intervención" a la concesionaria, tras 33 días de huelga, y "le va a ser comunicado por escrito", pero "hay que dar un plazo cuando se notifica esta intervención de 48 horas para que Urbaser sepa que queda intervenido el servicio de recogida de la basura en Lugo por parte del Ayuntamiento".

Con ello, ha destacado, se persigue "garantizar al conjunto de los lucenses que en la próxima semana, si se puede a partir del lunes, mejorar, cambiar por completo el servicio de recogida en la ciudad".

"Ya estuvimos en contacto con Tragsa para que una vez intervenida la empresa haga el trabajo que se está dejando de hacer en la ciudad, en lo que se refiere a la limpieza de las calles, al cumplimiento exquisito y estricto de las alarmas sanitarias, y el cumplimiento de los servicios mínimos decretados por el Ayuntamiento", ha apuntado.

Ha remarcado que los vecinos "tienen que saber que el Ayuntamiento está trabajando para darle solución a este problema". "Si no puede ser a través del pacto y de la negociación, esto nos obliga a tomar esta decisión, que la tomamos con responsabilidad y para defender lo que está por encima de todo, que son los servicios públicos y conforme con la ley", ha sentenciado.

Orozco ha aclarado que "no se trata de una rescisión, sino una intervención temporal", hasta que se resuelva el conflicto laboral entre los trabajadores de Urbaser y la empresa.

Prevé que ya el próximo lunes se ponga en marcha el nuevo dispositivo, con Tragsa, y así especificó que "todos los medios mecánicos, más la dirección de esos medios mecánicos, serán hechos por técnicos del Consistorio".

"Tragsa va a contar con los medios necesarios para realizar ese trabajo, no va a utilizar el material de Urbaser", ha finalizado su intervención Orozco, en alusión a los propios medios de que dispone el Ayuntamiento para esta tarea y que empleaba la propia concesionaria.

El bng lamenta la ruptura de la negociación

Por su parte, la portavoz nacionalista, Paz Abraira, que pidió con carácter de urgencia la convocatoria de la junta de portavoces del Ayuntamiento, ha lamentado la ruptura de las negociaciones.

Abraira ha cargado contra Urbaser, ya que los trabajadores —ha subrayado— "ya se habían posicionado a favor del acuerdo propuesto por el mediador".

Consulta aquí más noticias de Lugo.