De este modo, el embalse de Entrepeñas ha perdido cinco hectómetros y se queda con 288 de los 835 que puede almacenar, mientras que el de Buendía ha perdido seis hectómetros y almacena 449 sobre una capacidad total de 1.639.

En cuanto al resto de los embalses de la provincia de Guadalajara, seis han bajado sus reservas y dos se han mantenido invariables. Así, el de Almoguera se mantiene invariable y se queda con 6, a uno de su máximo, y el del Atance mantiene sus reservas invariables con 14 hectómetros, de 35 que puede embalsar.

Por su parte, Alcorlo ha perdido dos hectómetros y acumula 87, de los 180 que puede albergar; el de Beleña ha perdido uno hectómetro y se queda con 39, de sus 53 embalsables y el de Bolarque baja cuatro hectómetros y se queda en 23, a ocho de su máximo.

El embalse de Palmaces ha perdido uno y se queda con 18, a 13 hectómetros de su máximo; el de La Tajera ha perdido otro hectómetro y acoge 30, de 59 que pude almacenar; y el de El Vado desciende dos hectómetros y se queda con 33, de los 56 que puede albergar.

Molino de chincha

De otro lado, el embalse de Molino de Chincha, en la provincia de Cuenca, ha aumentado un hectómetro y se queda con seis hectómetros, el máximo de su capacidad.