La señal de emisión utilizada por 'Giralda TV', la extinta televisión municipal de Sevilla, cumple este lunes 30 de junio un año 'en negro' desde que fuese decidida la suspensión de las emisiones en el marco de la disolución y liquidación de la sociedad 'Desevilla Digital Uno Televisión', participada en solitario por el Ayuntamiento hispalense y aquejada de una deuda de casi 12 millones de euros.

'Giralda Televisión', la plataforma audiovisual del Ayuntamiento de Sevilla, gestionada a través de la ya extinta sociedad municipal 'Desevilla Digital Uno Televisión', suspendió en noviembre de 2012 su programación regular de emisiones en directo y actualizadas. Esta suspensión se encuadraba en el proceso de disolución y liquidación de esta sociedad municipal que arrastraba deudas por valor de 11,7 millones de euros. En paralelo, el Gobierno municipal del PP anunciaba que 'Giralda Televisión' conservaría sus emisiones a través de redifusiones y contenidos enlatados para preservar su licencia de emisión, dado que las pretensiones del Gobierno municipal del PP pasaban por buscar una fórmula que permitiese la continuidad de la televisión municipal.

Mientras el Ayuntamiento defendía y estudiaba la posibilidad de restituir las emisiones regulares de 'Giralda TV', la televisión municipal siguió transmitiendo programas enlatados y algunas entrevistas.

El pasado 27 de febrero de 2013, de cualquier modo, 'Desevilla Digital Uno Televisión' prescindía de los nueve trabajadores que aún conservaba y la televisión municipal ni siquiera retransmitió la Semana Santa de aquel año, uno de los productos estrella de 'Giralda TV'.

Interrupción "provisional" de la señal

Finalmente, Serrano elevó el 4 de junio de 2013 una carta a la Consejería de Presidencia. En esta carta, recogida por Europa Press, Serrano informaba a la Administración andaluza de que el 30 de junio de aquel año, 'Desevilla Digital Uno Televisión' se vería "abocada a interrumpir provisionalmente la emisión de su señal (...) como consecuencia del proceso de liquidación" de la entidad.

En su misiva, el concejal daba cuenta de diversos aspectos concernientes a la disolución y liquidación de esta empresa municipal y señalaba que, dentro de la "forma ordenada de concluir progresivamente las relaciones contractuales vigentes", el 30 de junio finalizaba el contrato correspondiente al "transporte y difusión de la señal". Para la sociedad municipal, según Serrano, resultaba "imposible" mantener "activa" la señal "al no disponer de fondos, consecuencia directa del proceso de liquidación".

Así, Serrano daba cuenta de la interrupción "provisional" de la señal desde el 30 de junio, por "causa de fuerza mayor" y "sin perjuicio de que el concesionario de la licencia, el Ayuntamiento de Sevilla, retome, en su caso, la emisión de la señal en breve espacio de tiempo", toda vez que los presupuestos generales del Ayuntamiento para 2014 carecen de una partida específica para este concepto.

El artículo 30 de la Ley estatal 7/2010 sobre la comunicación audiovisual, relativo a la "extinción de las licencias audiovisuales", estipula por cierto que "la licencia podrá ser revocada por no haber sido utilizada en un plazo de 12 meses desde que hubiera obligación legal de comenzar las emisiones, haberlo hecho con fines y modalidades distintos para los que fue otorgada, o por sanción administrativa firme de acuerdo con lo previsto en esta Ley".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.