El diario conservador británico Financial Times ha publicado un artículo de opinión firmado por Martin Wolf, que vaticina una caída de la economía española, después de años de un rápido y sostenido crecimiento.

El columnista se pregunta si el déficit comercial puede afectar a un país integrado en una unión monetaria, como es el caso de España.

España, igual que Italia, tiene un crecimiento bajo de la productividad y una competitividad exterior que se está deteriorando

El desafío que presenta los diferentes niveles de competitividad dentro de la eurozona ha sido muy discutido sobre el caso italiano, dice Wolf.

Pero, para él, es más interesante el caso español, puesto que "España, a diferencia de Italia, viene creciendo enormemente en los últimos años; España, a diferencia de Italia, tiene un gran déficit comercial; España, a diferencia de Italia, ha disfrutado de un enorme ‘boom' de la construcción. Pero España, esta vez al igual que Italia, tiene un crecimiento bajo de la productividad y una competitividad exterior que se está deteriorando".

La cuestión, prosigue, Wolf, no es si el ajuste se va a llevar a cabo o no, puesto que va a tener que hacerse: la cuestión es cómo va a suceder.

Hace unas semanas, el mismo diario había publicado otro vaticino, esta vez de su columnista Wolfgang Munchau, que aseguraba que la burbuja inmobiliaria se pincharía de un momento a otro.

Según Wolf, este escenario llevaría a que los prestamistas decidieran no destinar tanto dinero a empresas españolas, pues se supondría una menor solvencia de las mismas, y esto arrastraría a la economía española a una fuerte recesión, con la contracción mayor aún del sector de la construcción.

En casos en los cuales existe una recesión económica en el interior de un país, esa pérdida de demanda interna podría ser equilibrada con la demanda externa.

Pero en el caso de España, esto sería difícil de llevar a cabo, debido a seis razones:

1- La pérdida de competitividad:
2- El bajo desarrollo tecnológico agregado a los bienes que produce;
3- Gran parte de las inversiones españolas de los últimos tiempos han ido a parar a la producción de bienes no comercializables, como edificios;
4- La industria española es relativamente vulnerable a la competencia de productores de costes más bajos de Europa central y oriental, así como de Asia;
5- El crecimiento de la productividad subyacente también ha sido bajo, lo que dificultará la restitución de la competitividad;
6- El sistema de negociación de salarios es muy rígido, según este analista, e indiferente a las condiciones del resto de la eurozona.