El billete sencillo del metro de Málaga, cuyas líneas 1 y 2 entrarán en funcionamiento en julio de forma parcial hasta el intercambiador de El Perchel-María Zambrano, costará 1,35 euros, cinco céntimos más que el viaje en los autobuses de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT). Se contemplan, no obstante, distintos bonos.

Así, el viaje sencillo usando bono o tarjeta costará 82 céntimos, un importe que se rebaja aún más, hasta los 66 céntimos, si se trata de un transbordo desde autobús público urbano o interurbano, según ha señalado el delegado territorial de Fomento y Vivienda, Manuel García Peláez, que, acompañado por el director general de Movilidad, José Luis Ordóñez, y el representante de la Junta en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, se ha reunido este viernes con representantes del Ayuntamiento, encabezados por el concejal de Movilidad, Raúl López.

Precisamente, esta propuesta de tarifas del suburbano será llevada este lunes para su aprobación al consejo rector de la Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía, de modo que las correspondientes partidas presupuestarias cuenten al día siguiente con el visto bueno del Consejo de Gobierno. Los precios, iguales que los del metro de Sevilla, son "asequibles para los bolsillos de los ciudadanos" y, por tanto, "deben contribuir a fomentar la utilización del metro, un modo de transporte fiable, seguro y económicamente sostenible", según García Peláez.

El sistema tarifario se compone de cinco títulos de viaje diferentes, dos de los cuales son propios del metro de Málaga: el billete univiaje, con capacidad de recarga de hasta nueve usos, y la tarjeta monedero, con un mínimo de cinco euros y un máximo de 20. Ambos se adquieren y recargan en las máquinas de venta de las estaciones.

Los otros tres tipos de título de viaje corresponden al Consorcio de Transportes del Área Metropolitana: las tarjetas con o sin transbordo y la específica para familias numerosas. Éstas se adquieren en la red de ventas de esta entidad, aunque pueden recargarse en las máquinas de las estaciones del metro.

Según la previsión de la Consejería, el billete sencillo será utilizado en un 25 por ciento de los viajes. Los 1,35 euros se reducirán un 40 por ciento, hasta los 82 céntimos, con el uso de bonos o tarjetas, tanto en el caso del título monedero de Metro de Málaga como con la tarjeta del Consorcio de Transportes, que representarán el 25 y el 50 por ciento de los viajes, respectivamente.

Estos importes se verán, además, rebajados con el uso de la tarjeta del Consorcio si el acceso al metro se efectúa en transbordo con cualquiera de los otros sistemas de transporte público urbano y metropolitano. En este caso la rebaja con respecto al billete sencillo es del 51 por ciento, quedándose en 66 céntimos.

El soporte del título costará 30 céntimos, aunque para incitar al ciudadano a que utilice la tarjeta será gratuita hasta el 15 de septiembre, ha indicado García Peláez.

El tiempo máximo que puede transcurrir entre la validación de un viaje en un transporte público urbano y el metro para beneficiarse del descuento por transbordo es de 50 minutos. En el caso de los metropolitanos, cuyo sistema tarifario se rige por zonas y saltos, el margen se amplía.

HORARIOS

El metro entrará en servicio con un horario comercial "competitivo", según García Peláez, que, de lunes a jueves, será de 06.30 a 23.00 horas, mientras que los viernes y vísperas de festivos se prolongará hasta las 01.30 horas, al igual que los sábados, día en el que comenzará a las 07.00 horas.

Los domingos y festivos el suburbano estará operativo desde las 07.00 hasta las 23.00 horas. Todo ello supone 119,5 horas de servicio a la semana.

El plan de explotación del metro contempla, además, la ampliación de horarios en fechas y acontecimientos con gran demanda de desplazamientos, como puede ser la Semana Santa, la Feria de Agosto y eventos culturales o deportivos.

Sobre la frecuencia de paso por las estaciones, será de un tren cada 7,5 minutos en la mayoría de las franjas horarias de lunes a viernes, es decir, de 06.30 a 22.00 horas. Desde ese momento a las 23.00 horas será de 10 minutos en los días laborables, al igual que a lo largo de todo el día los sábados, domingos y festivos.

La frecuencia de paso será aún mayor según se incremente la demanda con la entrada en servicio comercial de las fases hasta la estación Guadalmedina y, posteriormente, hasta la Alameda Principal y el Hospital Civil.

Tarifa técnica

Respecto a los costes de explotación, el 75 por ciento corresponde a la Junta de Andalucía y el 25 por ciento al Ayuntamiento, según el vigente convenio. Así, la tarifa técnica pasa de los 1,94 euros por viajero del acuerdo firmado en 2003 a los 4,21 euros debido a una serie de cambios que han tenido lugar a lo largo de estos años, según García Peláez: "cuestiones de IVA e IPC, el retraso de la entrega de los tramos y el consiguiente aumento de costes y la revisión de la obra".

Ante esto, desde julio de este año hasta 2017 las administraciones tendrán que pagar a la concesionaria, Metro Málaga, unos gastos fijos en concepto de subvención a la explotación: 32 millones de euros en 2014; un total de 73 en 2015; al ejercicio siguiente, 65, y, finalmente, 67 millones. En total, 237 millones de euros.

El objetivo sería llegar a 2018 con unos 20 millones de usuarios al año, lo que permitiría entonces tener una cantidad fija por subvención a la explotación de unos 70 millones de euros anuales como máximo, una cifra que dependerá, no obstante, del número de viajeros. Por tanto, los costes hasta que acabe la concesión en 2042 serían de unos 2.000 millones.

La previsión de uso del metro es superar los tres millones de viajeros en 2014; unos cinco millones en 2015; con la apertura en 2016 del nuevo tramo hasta Guadalmedina alcanzar los ocho millones de usuarios, y con la llegada a la Alameda Principal y al Hospital Civil en 2017 rondar los 12 millones.

El objetivo es continuar en la primera quincena de julio las conversaciones con el Ayuntamiento en cuanto a su participación en la tarifa técnica, una cuestión ésta última que, independientemente de posibles acuerdos, no se modificará porque la cifra fijada es fruto de "una negociación que hace la Junta con la concesionaria en base a un pliego", ha precisado el delegado de Fomento.

De hecho, se ha vuelto a proponer al Ayuntamiento que se integre en el consejo de administración de la sociedad Metro Málaga, ofreciéndole, incluso, la Junta parte de sus acciones, de modo que pueda abordar directamente el diseño de todos estos aspectos, tal y como ha apuntado el director gerente de la Agencia de Obra Pública, Antonio Tallón.

INAUGURACIÓN

Preguntados por la fecha para la entrada en servicio parcial de las líneas 1 y 2 del metro desde Teatinos y Carretera de Cádiz hasta El Perchel, los representantes de la Consejería de Fomento y Vivienda han rehusado concretar un día, aunque sí se baraja el 12 de julio.

En este sentido, el delegado territorial de Fomento ha reiterado que "el compromiso de la Consejería era el mes de julio y estamos trabajando para que sea así". "Lo importante es que el metro empiece a funcionar, da igual que sea el 12, el 13, el 14, el 18...", ha concluido.

En cuanto a la integración del metro con los autobuses de la EMT, que aún no está definida pese a la proximidad de la inauguración, el director general de Movilidad ha dicho que "todavía estamos teniendo reuniones para fijar las modificaciones necesarias que permitan un mayor uso del transporte público". "La intención es que el tema madurase antes de la puesta en servicio, pero si no se consigue, seguiremos para que sea al segundo siguiente", ha manifestado.

Consulta aquí más noticias de Málaga.