Aproximadamente un centenar de personas, según la organización, ha participado este miércoles en la concentración suscrita por las centrales sindicales Ustea y CGT, el colectivo Marea Verde, la Plataforma de Interinos, la Confederación Andaluza de Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (Confedampa), el Sindicato de Estudiantes y el Movimiento de Acción Estudiantil (MAE) frente a la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta de Andalucía, en señal de protesta por la situación en la que quedará la Formación Profesional (FP) tras la implantación, en aras de la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), de la FP Básica.

La responsable de Acción Sindical de Ustea Enseñanza, Purificación Sánchez, ha indicado a Europa Press que pese a haber sido recibidos por una jefa de servicio, "sabíamos que la secretaria general de Educación se encontraba en la Consejería", ante lo cual ha criticado la "nula" receptividad y sensibilidad hacia las reclamaciones del profesorado.

"Es un genocidio educativo", ha resumido Sánchez respecto a las actuaciones previstas en relación a la FP Básica, una cuestión "política" que "intentan hacer aparentar como una cuestión técnica". "Se trata de activar el desagüe para que los alumnos que molestan y que descuadran la estadística queden expulsados", ha añadido.

Ustea, por otro lado, ha recurrido las instrucciones dictadas el 21 de mayo que suponían un cambio en las condiciones vigentes de escolarización y "atacaban" el principio de igualdad, así como, en última instancia, el derecho a la educación.

El sindicato opta por la "paralización" de la aplicación de la FP Básica; la apertura de un proceso participado de estudio y planificación de la oferta educativa, así como de las consecuencias para el alumnado y el profesorado; y la ampliación de la oferta de FP Básica al menos al nivel cuantitativo y cualitativo de la oferta actual de Programas de Cualificación Profesional Inicial (PCPI).

Los manifestantes lamentan el "recorte" en un centenar de unidades que traerá aparejada la conversión de los PCPI a la FP Básica. "A pesar de que intenten venderlo como una medida transitoria, está claro que la vocación de la medida es de permanencia", ha lamentado Sánchez, que asimismo ha informado sobre la remisión de una carta y una petición de entrevista a la presidenta de la Junta, Susana Díaz.

La Junta ya ha anunciado, como medidas paliativas, una ratio máxima de alumnos por aula de 20, y no de 30, y 100 horas anuales extraordinarias de formación troncal. No obstante, las secciones de Enseñanza de varias centrales sindicales se han pronunciado recordando que estas iniciativas, al margen de que podrían ser "contraproducentes", ni impedirán que se reste oferta al alumnado ni dejarán de suponer "problemas" para el profesorado.

El secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO-A, José Blanco, ha subrayado a Europa Press que, partiendo de la base de que el consejero del ramo, Luciano Alonso, "debería recuperar la buena costumbre de convocar a los órganos de negociación en vez de anunciar cosas en actos públicos", las medidas "no evitan hablar de la oferta formativa, pues seguimos denunciando que hay alumnos sin ella".

Medidas "contraproducentes"

"Tampoco se debe olvidar que aún no se ha solucionado cómo va a titular la primera promoción: los que terminen en 2015-16 van a tener un año perdido, y ahí debería estar la batalla", ha manifestado Blanco, para el que, asimismo, el centenar de horas adicionales podría ser "contraproducente".

Y es que "hay que plantearlo bien: los PCPI están pensados para un alumnado que no presenta problemas en su aprendizaje, sino que era objetor del sistema y al que se intentaba recuperar", ha recordado el secretario general de la Federación de Enseñanza de CCOO-A, que advierte de que una carga en áreas instrumentales podría provocar "el efecto contrario".

En cuanto a la bajada de ratio, "según el Ministerio el máximo era de 30 y el mínimo lo pone la Consejería, por lo que se mantiene, pero Extremadura se va a 15, y Valencia a 18; la mayoría de las comunidades van a la transformación directa de PCPI a FP Básica". "Muchas medidas se quedan en el discurso y no llegan a la práctica alternativa de la Lomce", ha apostillado.

De su lado, el presidente del Sector de Enseñanza de CSIF-A, Francisco Hidalgo, ha remarcado a Europa Press que el sindicato "no pone en la balanza una cosa u otra", sino que se reclama que, al margen de otras acciones, no haya pérdida en la oferta formativa en la transformación de PCPI a FP Básica.

"Lo que se propone disminuye las opciones del alumnado para optar a esta enseñanza y ocasiona inevitablemente problemas al profesorado, con movilidad y supresiones de plazas", ha hecho hincapié Hidalgo, que, si bien valora las medidas en cuanto al incremento docente para la atención a la diversidad y al alumnado que lo necesite, "no lo concebimos como una contraprestación, sino que trabajamos en una línea doble".

Consulta aquí más noticias de Sevilla.