La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé un verano normal en cuanto a las lluvias en Cantabria, es decir, dentro del promedio de los registrados entre los años 1970 y 2010, y con temperaturas también normales, que en la zona oriental podrían ser más altas.

Julio será el mes más caluroso, sobre todo en la segunda quincena, así como la primera de agosto, si bien será "raro" pasar de los 30 grados, excepto en el Sur de la comunidad, donde se podría llegar a los 36.

Este verano se caracteriza por la presencia del anticicilón de Azores. Ocasionalmente pueden producirse precipitaciones, casi siempre débiles, y habrá viento del noreste. Si gana terreno la depresión térmica en la Península, podrían llegar tormentas desde la meseta norte o impulsar alguna ola de calor.

Se trata del avance del verano que ha presentado este miércoles en rueda de prensa el delegado de la AEMET en Cantabria, José Luis Arteche, que ha reiterado que estos datos son predicciones, por lo que hay que "cogerlos con alfileres".

Consulta aquí más noticias de Cantabria.