El Fiscal pide la condena de un acusado de apoderarse de 62.000 euros de su suegra y de 46.000 de su cuñada al considerarle autor de un delito continuado de estafa y, alternativamente, de un delito continuado de apropiación indebida.

El Ministerio Fiscal solicita que se condene al acusado de cinco años de prisión, el pago de una multa y el abono de una indemnización de 62.000 euros a su suegra y de 46.000 euros a su cuñada, más los intereses legales. La vista oral se celebrará este miércoles en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias, con sede en Gijón.

El Ministerio Público sostiene que el acusado, en los años 2006 y 2007, era socio del 90% de una sociedad civil, de la que era el único representante legal desde el 19 de octubre de 2006.

Dicha sociedad se dedicaba al ámbito de los seguros y realizó labores de mediación para una entidad bancaria desde el 18 de enero de 2007 hasta el 27 de febrero de 2008. Previamente, el acusado había suscrito un contrato mercantil de agencia con esta entidad desde el 12 de enero de 2004, que se prolongó hasta el 18 de enero de 2007.

La suegra y la cuñada del acusado eran clientes desde el 2004 de esta institución financiera y habían suscrito diversas pólizas de seguro con ella.

El acusado, aprovechándose de la confianza que tenían en él ambas mujeres, y sin consentimiento ni conocimiento de la entidad bancaria, convenció a las mismas para que efectuaran diversos ingresos de dinero en una cuenta corriente que tenía él junto con su esposa, con el pretexto de que invertiría el dinero en productos de la institución bancaria, en una cuenta interna que él tenía en la entidad y de que conseguiría un mayor rendimiento en la inversión al constar que la inversión la realizaba él.

Además, dijo, podrían optar a otras ventajas o beneficios en formas de viajes y regalos; algunos de los cuales incluso se materializaron por parte del acusado para no levantar sospecha alguna.

Ambas mujeres, ante dicha propuesta, confiadas en la relación de parentesco existente, transfirieron sumas de dinero importantes durante los años 2006 y 2007 a la cuenta de la que eran cotitulares el acusado y su mujer, la cual desconocía los planes y verdaderas intenciones del acusado. Posteriormente, el acusado transfirió ese dinero, bien a una cuenta de la que era único titular, bien a otra de la que era titular la sociedad que él gestionaba y administraba.

Estas sumas de dinero eran dispuestas por el acusado en provecho propio y en ningún caso efectuando inversión alguna en productos financieros vinculados con la entidad bancaria, tal y como había prometido a su familiares. En concreto, la suegra del acusado ingresó un total de 62.000 euros. Su cuñada, un total de 46.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Asturias.