Vivienda digna
Miles de personas en toda España han salido a la calle para reclamar un derecho constitucional, o al menos a protestar con humor. EFE

Miles de personas han salido a la calle para protestar por el precio de la vivienda, la especulación inmobiliaria y los sueldos 'mileuristas' que no posibilitan una independencia económica efectiva.

En su mayoría son jóvenes, pero también hay adultos e incluso ancianos que se han solidarizado con una causa convocada desde internet y sin el respaldo (o la oposición) explícita de ningún partido político.

Convocaba la plataforma Por una vivienda digna, entre otros colectivos, en medio centenar de ciudades españolas.

Todas las manifestaciones transcurrieron sin incidentes, excepto la celebrada en Madrid, donde, al término de la protesta, grupos de jóvenes causaron incidentes, como rotura de cristales, parquímetros y del mobiliario urbano en distintos puntos del centro de la ciudad.

Madrid, la única con incidentes

En Madrid, miles de personas -unas 5.000 según la policía y entre 15.000 y 20.000, según los organizadores- se manifestaron para exigir una vivienda digna.

En Madrid había manifestantes disfrazados de presidiarios que decían sentirse "presos del ladrillo"

Entre los participantes había mayoría de jóvenes, algunos con pegatinas de la CGT, otros disfrazados de presidiarios porque dijeron sentirse "presos del ladrillo" y una minoría de personas mayores, niños pequeños e inmigrantes.

Barcelona, donde más manifestantes hubo

La protesta más numerosa tuvo lugar en Barcelona donde unas 7.500 personas, según la Guardia Urbana, se manifestaron por el centro de la ciudad para defender el "derecho a una vivienda" y pedir a las administraciones públicas y a los responsables del sector inmobiliario que "no les tomen el pelo", según recogía la pancarta que abría la marcha.

La manifestación se inició sobre las 18:00 horas en la plaza de Cataluña, tras una hora de concentración festiva, en la que han coreado eslóganes en contra de la especulación inmobiliaria, como "Toda España es Marbella", "La hipoteca me mata" o "Basta de excusas, vivienda ya".

La movilización discurrió por el Paseo de Gracia y se dirigió hacia la sede de la Bolsa de Barcelona, donde los participantes hicieron una sentada pacífica, bajo el atento control de un amplio dispositivo policial.

En Barcelona: "Toda España es Marbella", "La hipoteca me mata" o "Basta de excusas, vivienda ya"

En ese mismo punto se escenificó además el "combate" entre la "especulación" -representado por una persona que llevaba una máscara de una cabeza de cerdo- y el "derecho a la vivienda", papel que desempeñaba una joven con una capa amarilla en un "ring" en donde un 'político' hacía de árbitro 'vendido'.

Valencia lució carteles contra la especulación

En Valencia, cerca de un millar de personas acudieron al centro de esta ciudad, donde numerosos jóvenes alzaron carteles contra la especulación inmobiliaria tras el lema "Que levante la mano quien tenga derecho a una vivienda, pero no la puede pagar".

Bilbao protesta contra el gobierno vasco

En Bilbao, varios centenares de personas exigieron al Gobierno Vasco reformas legales para fomentar la salida al mercado las miles de pisos que permanecen vacíos.

La marcha partió del Ayuntamiento bilbaíno tras una pancarta en euskera y castellano con el lema "La vivienda es un derecho y no un negocio".

Los organizadores habían animado a los asistentes a que elaboraran sus propios carteles agudizando el ingenio y así, algunos denunciaron la especulación inmobiliaria, otros exigían que las inversiones previstas para el nuevo San Mamés se destinen a viviendas de protección e incluso había quien ofrecía "cambio riñón izquierdo, por cuarto derecha".

Pamplona y su "V de vivienda"

Algunos lemas juegan con el título de películas, como "V de vivienda"

En Pamplona, unas 600 personas según los organizadores y 300 según la Policía Municipal, reivindicaron el acceso a "una vivienda digna a un precio asequible" con una manifestación que ha recorrido las calles del Casco Antiguo, convocada por la Plataforma "V de vivienda Pamplona-Iruña".

Valladolid

En Castilla y León, dos centenares de jóvenes se concentraron en varias capitales de provincia para exigir una vivienda digna y protestar por los altos precios de las casas.

La más numerosa fue la de Valladolid donde unas cien personas se dieron cita en la Plaza Mayor, en torno a la estatua de Pedro Ansúrez, fundador de la ciudad, donde repartieron pegatinas con el lema "Yo también quiero una vivienda como la del hijo del alcalde.

Los convocantes aludieron así a la polémica que hay en la ciudad por la reciente adjudicación de una vivienda de protección oficial a uno de los hijos del alcalde, Javier León de la Riva, del PP, en la moderna zona de Villa de Prado, al noroeste de la capital.

Zaragoza: "¿Hipotecar nuestro futuro?"

"¿Hipotecar nuestro futuro?. Pues va a ser que no"

En Zaragoza, la manifestación, que concentró a un centenar de personas, partió de la plaza de Aragón con una gran pancarta blanca con el lema "¿Hipotecar nuestro futuro?. Pues va a ser que no", mientras coreaban "queremos una casa en la plaza del Pilar" o "La Ley del mercado nos tiene hipotecados".

Murcia y Granada

Medio centenar de personas, en su mayoría jóvenes, protestaron en Murcia por las 90.000 viviendas vacías que existen en la Región, mientras que en Granada se concentraron un centenar de personas y unas cincuenta personas lo hicieron en Santander, Gijón, Logroño y Córdoba.