Botellón primaveral en Sevilla
Los botelloneros saludan desde la bancada de la Expo (Foto: Kako Rangel) Kako Rangel

Entre 10.000 y 12.000 jóvenes, según los cálculos facilitados por el Centro de Coordinación Operativa (Cecop) del Ayuntamiento de Sevilla, participaron el viernes en el 'macrobotellón' convocado a través de internet para celebrar la llegada de la primavera.

Los botelloneros abarrotaron la antigua bancada de la Exposición Universal de 1992, un emplazamiento destinado a convertirse en el 'botellódromo' de Sevilla y que fue ocupado por universitarios y estudiantes en el marco de un evento marcado por las buenas condiciones meteorológicas y los tradicionales 'lotes' de alcohol, refresco, hielo y vasos de plástico.

Según las citadas fuentes, la celebración transcurrió con normalidad pero ocasionó la congestión del tráfico en el entorno del puente del Patrocinio y en otros puntos de la ciudad, si bien el tráfico de Sevilla ya registraba habituales colapsos debido a la circulación masiva de vehículos.

A las 20.00, sólo habían trascendido cuatro atenciones médicas de relevancia; dos por caídas y otras dos por intoxicación etílica.

La Policía Local se vio obligada a intervenir en algunas ocasiones, cuando algunos grupos de jóvenes celebraban botellones junto al edificio Expo y antiguo 'World Trade Center', siendo éstos conminados a trasladarse al recinto que ha acogido el evento y que será transformado en el nuevo 'botellódromo' una vez que la Junta, que ostenta la titularidad de la finca, ceda al Ayuntamiento el uso de la misma.

Las buenas condiciones meteorológicas acompañaron la celebración y ya a las 15.00 horas se dejaba notar una nutrida afluencia de jóvenes a los antiguos aparcamientos de la Exposición Universal de 1992, poblada durante la jornada de universitarios, coches y ciclomotores, 'lotes' de alcohol y puestos de venta ambulante.

Se trata del primer ‘macrobotellón’ convocado tras la entrada en vigor de la ley que prohibe beber al aire libre
Retenes de la Policía Local estaban desde las 13 horas en las inmediaciones del campus de Reina Mercedes, Ramón y Cajal y edificios de la Cartuja para evitar que los jóvenes lleven el botellón fuera de la Bancada.

Se trataba del primer ‘macrobotellón’ convocado tras la entrada en vigor de la ley.

El desafío propuesto, que circulaba desde hace más de un mes por e-mails, convocaba a los jóvenes de toda España a batir el récord de asistencia a una cita de este tipo.

Mucha seguridad

Los cuerpos de seguridad estaban alerta, sobre todo tras lo ocurrido el jueves en Málaga.

La fiesta oficial del Auditorio Municipal hizo aguas y más de 2.000 jóvenes tuvieron que llevar a cabo su botellón justo al lado, en plena calle.

¿Y la policía? No hizo nada: ni los disuadió, ni los multó, porque no tenía medios suficientes.

Consecuencias

La Plataforma por el Derecho al Descanso exige que se controlen los aledaños del Charco de la Pava para evitar los problemas que muchos vecinos han sufrido en otras convocatorias: pandillas bebiendo en los soportales de Plaza de Armas, vómitos en las aceras, papeleras rotas, porterillos quemados.

«No hay a nadie para organizarlo»

El Ayuntamiento de Sevilla lamentó el jueves no haber encontrado a nadie con quien organizar la fiesta de la primavera para evitar que se celebre de forma espontánea, tal y como se está convocando en los últimos años.

Hace un mes propuso al Consejo de Alumnos de la Universidad de Sevilla (Cadus) ponerla en marcha conjuntamente en el Auditorio de la Cartuja.

El Cadus se negó diciendo que la Hispalense no debía intervenir en un evento de ocio «puro y duro».