Lugansk
Un miliciano pasa delante de varios ramos de flores dejados ante la sede de la Administración regional tras un bombardeo en Lugansk (Ucrania). EFE

El secretario general de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), Lamberto Zannier, afirmó este martes que se requiere un mayor control de la frontera entre Rusia y Ucrania para evitar la infiltración de personas armadas.

Los observadores retenidos están vivos y bien

Zannier opinó que "debe haber más vigilancia (en la frontera) y Ucrania y Rusia deben cooperar para ello", aunque reconoció que Moscú "tiene una particular responsabilidad" en esta tarea y que ha de colocar más guardias para evitar la entrada ilegal de personas a Ucrania. "Existe un riesgo de entrada no controlada de individuos armados que pueden crear problemas en Ucrania", recalcó.

También confirmó que los cuatro observadores retenidos en el este de Ucrania por milicias prorrusas están vivos, en tanto que las negociaciones para su liberación prosiguen. "Ellos están vivos y bien", declaró Zannier, quien consideró "escandaloso" que enviados de la OSCE que cumplían tareas de supervisión de la situación de derechos humanos y de seguridad sean acusados por sus captores de espías.

Indicó asimismo que la inseguridad que prevalece en las regiones de Lugansk y Donestk ha obligado a la organización a disminuir el número de sus observadores en ambas y desplegarlos en otras áreas, principalmente en Kiev, Kharkiv y Dnepropetrovsk.