Fuerzas lideradas por la OTAN mataron el jueves a 38 combatientes talibanes en dos ataques separados en el sur de Afganistán, dijo un responsable de la policía provincial.

Realizados con apoyo aéreo, los ataques se centraron en dos escondites de insurgentes en dos zonas del distrito Girishk, en la provincia de Helmand, la zona de mayor producción de drogas en Afganistán, dijo el jefe de policía del distrito.

"Once talibanes murieron en un ataque y 27 en el otro", señaló el responsable. "No hubo bajas entre las tropas de la OTAN o las nuestras", agregó.

No fue posible contactar de forma inmediata con la OTAN o los talibanes para que realizaran comentarios al respecto.

Año crucial  

Los enfrentamientos han empezado a intensificarse en todo el país tras el fin del invierno, y los analistas dicen que este es el año crucial para la OTAN y los talibanes.

El año pasado fue el más sangriento desde que los talibanes fueran derrocados

  El año pasado fue el más sangriento desde que los integristas islámicos fueran derrocados por fuerzas lideradas por Estados Unidos en 2001.

Más de 4.000 personas murieron, una cuarta parte de ellas civiles, y los atentados suicidas se elevaron a 139 desde los 21 en 2005 y se espera que ese número se dispare de nuevo este año.