Un vecino de la capital ayer perdió la vida al ser apuñalado por uno de sus empleados.

Todo ocurrió en torno a las 16.00 h, cuando, por causas que se desconocen, un trabajador de la fábrica de embutidos Caballero (en Chimeneas) asestó mortalmente varias puñaladas a su jefe (J. R. C., de 30 años).

El supuesto agresor, un ciudadano marroquí de 44 años y vecino de Ogíjares, se entregó poco después a la Policía Local de Santa Fe, que avisó a los servicios sanitarios para que acudieran en auxilio del ya fallecido.

Según las primeras investigaciones de la Guardia Civil, ambos se encontraban solos en la fábrica en el momento de la supuesta disputa, aunque aún no saben las causas exactas que derivaron en el apuñalamiento.