El Gobierno de Aragón se desentiende de la situación del  proyecto de un nuevo campo de fútbol para Zaragoza y de la paralización de La Romareda. El presidente de la DGA, Marcelino Iglesias, insistió ayer durante el último pleno de esta legislatura en que la decisión recae directamente en el Ayuntamientoy, no en su Ejecutivo.

Iglesias recalcó que lo que tiene que hacer el Gobierno aragonés es «velar por el cumplimiento de las leyes» y se desentendió de cualquier inicio de diálogo encaminado a buscar una nueva ubicación o reformar el actual campo de La Romareda.

De cualquier forma, el estadio no estará listo, al menos, hasta dentro de cinco años, después de que una sentencia judicial anulara el proyecto de remodelación del campo de La Romareda que había proyecto el equipo de gobierno municipal.

 4.740 preguntas al Gobierno

La actividad parlamentaria de la presente legislatura ha sido una de las más prolíficas, con 4.740 preguntas formuladas (se han respondido el 96%), frente a las 1.624 de la legislatura anterior. Con todo, los grupos de CHA y PP se quejan de que aún quedan muchas cuestiones sin respuesta parlamentaria, como las referidas a las empresas públicas de la DGA.