A la solicitud del presidente extremeño, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de un informe sobre la inconstitucionalidad del artículo 51 del nuevo Estatuto andaluz, Fuensanta Coves, consejera de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, apuntó que ha sido redactado con cuidado y revisado por muchos juristas.

No obstante, al Gobierno andaluz le sigue preocupando cómo encajarán en la nueva ley estatal de aguas la reclamación que los andaluces piden en el nuevo Estatuto de Autonomía: gestionar las aguas del Guadalquivir a su paso por esta comunidad.

Así se lo hizo saber ayer Fuensanta Coves a la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, tras la inauguración de la V Conferencia Europea de Ciudades y Pueblos Sostenibles, celebrada en Sevilla. Narbona asegura que esta petición «requiere un tratamiento específico y diferenciado del resto» en la futura ley de aguas. Aclaró que la reforma se está discutiendo y vaticinó que esta negociación será «larga».