Pagan a un universitario sordo un intérprete
Adrián explica su situación con el lenguaje de signos. (H. Fernández).
Un estudiante sordo de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona (UB), Adrián Cutillas, consiguió ayer su objetivo después de varios meses: tendrá un intérprete de lengua de signos que le acompañará durante 20 de las 26 horas de clases teóricas a las que debe asistir cada semana.

La UB pagará al traductor, pero Adrián espera que le paguen también el intérprete que costeó él mismo desde septiembre hasta diciembre de 2006. «Es un servicio que me prometieron antes de empezar a estudiar esta carrera, si no, no hubiera venido aquí», explicó el estudiante alicantino a 20 minutos. Desde la UB argumentaban en diciembre que el estudiante «se ha negado a leer los labios», como hacían otros alumnos. Adrián sostenía que eran muchas horas de teoría, lo que hacía «demasiado cansado también para los profesores» una lectura de labios.