Bancos y vendedores ya notan el parón inmobiliario
‘Dormida’ por una vivienda digna. (J. París).
El sector del ladrillo volvió a batir récords el año pasado al emprender la construcción de 864.000 viviendas. A pesar de este aumento de la oferta, miles de jóvenes, y no tan jóvenes, se manifestarán el sábado en todo el país porque siguen sin poder acceder a un piso.

A pesar de que subieron menos que en 2005, los precios de la vivienda se encarecieron un 9,1% más el año pasado y el euríbor no para de subir. La duda ahora es saber si en 2007 los pisos subirán aún más, se estancarán o bajarán de precio.

Fuentes del sector bancario indicaron ayer que, «aunque se esté dando ya, es pronto para hablar de bajada de precios generalizada». Por su parte, el informe de la consultora inmobiliaria Forcadell, presentado ayer en Barcelona, se atrevía a decir que los precios podrían bajar un 4% este año porque la oferta de viviendas seguirá creciendo.

Para describir la situación, el presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, Santiago Baena, prefirió hablar de estabilización, «ya que los dueños tardan más en vender y se ven obligados a bajar un precio previamente inflado». Mientras, bancos y cajas son más rigurosos al conceder hipotecas a unos compradores cuyos pagos podrían retrasarse si, como está previsto, siguen subiendo los tipos de interés.

‘Dormida’ por una vivienda digna

Como aperitivo a las movilizaciones previstas para el sábado, una veintena de jóvenes decidió dormir al raso anoche en una céntrica calle de Madrid. Con su gesto querían denunciar las dificultades a las que se enfrentan a la hora de acceder a una vivienda en propiedad o alquiler.

Los expertos aclaran

Sector financiero.

Ahora hay más miedo a la morosidad.

La culpa de la burbuja inmobiliaria española es de quienes han especulado con una necesidad básica como la vivienda, sentencia Pere Brachfeld, especialista en gestión de créditos. Aunque hubo entidades financieras más rigurosas, otras prefirieron abrir la mano con los créditos para firmar más hipotecas y ahora, que se firman menos y el endeudamiento de los españoles es del 120%, se plantean los riesgos de la morosidad. Según Brachfeld, ahora se dan varios ingredientes de un cóctel mortal: pisos con precios desorbitados; endeudamiento y consumismo excesivos; subida de tipos y menor poder adquisitivo de las familias. Sólo faltaría un paro elevado.

Las inmobiliarias

Se abaratan las zonas de mayor expansión.

En los últimos meses algunos propietarios están tardando más en vender sus pisos y prefieren rebajar el precio de salida, aseguran en Tecnocasa. La inmobiliaria recuerda que ahora los compradores tienen más oferta y pueden retrasar su elección sin sentir la presión de que los precios se multipliquen en pocas semanas. El vendedor ahora no tiene la certidumbre de que el precio inflado de su vivienda no bajará,según esta empresa, para la que no es extraño que empiecen a bajar los precios en zonas donde se ha dado una mayor actividad constructora como las expansiones de las grandes ciudades. Allí es donde hay más oferta.