Los vecinos de la Parte Vieja afectados por los pasados temporales se reunieron este pasado martes, en el Ayuntamiento de San Sebastián, con representantes institucionales responsables de las obras que se van a efectuar en la margen izquierda de la desembocadura del Urumea.

Según ha informado la Subdelegación del Gobierno en Gipuzkoa, la reunión contó con la presencia del subdelegado del Gobierno en Gipuzkoa, José Luis Herrador, y de la concejala de Infraestructuras y Servicios Urbanos, Nora Galparsoro.

Asimismo, participaron en el encuentro el director de Proyectos y Obras del Ayuntamiento de San Sebastián, la directora del Servicio Provincial de Costas de Gipuzkoa y el técnico del citado departamento.

A la cita acudió un grupo de personas, en su mayoría vecinos de las calles San Juan y Paseo de Salamanca, así como representantes de asociaciones vecinales de la Parte Vieja y responsables de establecimientos comerciales y hosteleros de la zona.

Los responsables municipales y del Gobierno central procedieron a explicar a los vecinos la solución desarrollada por los ingenieros de la Dirección General de Costas y del CEDEX, que consistirá en "un talón de planta triangular adyacente al muro de costa, compuesto por un millar de bloques de escollera de treinta toneladas de peso cada uno, pudiendo aumentar el número de bloques si se considerase necesario".

Los cálculos efectuados por los técnicos del Ministerio de Medio Ambiente indican que con esta solución se reducirá en un 70 por ciento el número de rebases del muro, y se disipará un 30 por ciento de la energía transportada por las olas.

El presupuesto de la actuación "es el más elevado de cuantas actuaciones se están llevando a cabo o se van a efectuar" dentro del Plan Litoral en toda la cornisa cantábrica y asciende a 3.600.000 euros, con un plazo previsto para la terminación de la obra de tres meses.

Consulta aquí más noticias de Guipúzcoa.