Agentes de Seguridad y Emergencias de Tenerife y La Palma han tenido la oportunidad de comprobar las marcas y los vestigios dejados por el fuego en una superficie quemada en la práctica del curso 'Investigación de causas de incendios forestales', que tuvo lugar en una zona de la corona forestal de Tenerife.

Durante la práctica, el alumnado siguió el 'Método de las Evidencias Físicas' o sistema de investigación, que permite la reconstrucción de la evolución de un incendio forestal a través del análisis de los vestigios que éste ha dejado a su paso, según una nota de la Dirección General de Seguridad y Emergencias.

Mediante este procedimiento, usado internacionalmente, se puede determinar el origen del incendio, la forma y la velocidad de propagación. De este modo, los agentes, coordinados por el docente e ingeniero forestal Juan Barroso, pudieron interpretar la evolución del fuego a partir de la geometría de incendio y el cálculo de la humedad básica del combustible.

Una vez realizada la inspección ocular en la zona acotada y delimitada como perímetro de investigación, los alumnos procederán a elaborar un informe, con formato pericial, en el que recogerán las posibles causas y autores del supuesto fuego.

La Dirección General de Seguridad y Emergencias celebró la semana pasada una primera edición de este curso, en la que se formaron 14 personas, entre las que se encontraban agentes del Cuerpo General de la Policía Canaria.

Esta formación se complementará con cinco cursos básicos y uno avanzado de técnicas de extinción de incendios forestales, que se desarrollarán el próximo mes de junio en las islas con riesgo de incendio forestal.