Tenerife Espacio de las Artes (TEA) ha acogido hoy miércoles la presentación de la exposición 'Al azul del Atlántico', del artista Alejandro Tosco, una reivindicación de la naturaleza y de la sensibilidad y el trato que se le da a nuestras costas.

'Al azul del Atlántico', que se inaugura mañana jueves a las 20.00 horas, está compuesta por un total de 16 obras, muchas de las cuales se exhiben por primera vez, y se podrá ver hasta el 20 de julio en el Espacio Puente de TEA, de martes a domingo de 10.00 a 20.00 horas.

En la presentación, el consejero de Cultura y Patrimonio Histórico del Cabildo, Cristóbal de la Rosa, definió a Alejandro Tosco como un "fiel exponente" de la creatividad y del "excelente trabajo" que están haciendo los artistas en Canarias, donde ve un componente de "legitimidad mutua", pues TEA "les presta un servicio que legitima sus obras, y ellos legitiman nuestra posición en la sociedad", indicó.

Alejandro Tosco, por su parte, explicó que con esta muestra quiere reivindicar "la delicadeza y el trato" que se le da a nuestras costas, sobre todo ahora que se habla tanto de las prospecciones, y de una manera poética intenta reflexionar sobre el "disparate" que pueden ocasionar estos sondeos si se llevan a cabo.

El artista describió las obras que expone en TEA como "arquitecturas del imaginario, metáforas poéticas del deseo y de la utopía; una mirada artística con interrogaciones sobre la fragilidad y precariedad de lo natural". Así, se olvida de la palabra naturaleza y recurre al rito, al mito y a la exaltación de la belleza para "derivar alusiones a la espiritualidad, al alma creativa y a la sobre expoliación de lo natural".

Con el título de la exposición, 'Al azul del Atlántico', el artista tinerfeño intenta homenajear al poeta Tomás Morales y al pintor Néstor Martín Fernández de la Torre, a sus azules, a su fuerza y a su profundidad pictórica y poética, e intenta transmitir la sensibilidad y el cuidado que hay que tener con el medio marino.

Para algunos, la pintura de Alejandro Tosco constituye una obra provocadora porque recurrir a la naturaleza no está de moda. "Me importa muy poco si está de moda; yo quiero morir pintando lo que creo y diciendo lo que pienso si sirve para provocar, para estimular y para que entiendan que dentro del arte también tenemos un deber", señaló el artista.