El conseller de Salud, Martí Sansaloni, ha asegurado este miércoles que los pacientes de la sanidad pública serán atendidos sin demora en el servicio de radioterapia del Hospital de Can Misses pese a que pueda haber pacientes que sean derivados por parte de la sanidad privada.

En declaraciones a los periodistas tras presentar los resultados de la encuesta de satisfacción del Servicio de Salud, Sansaloni ha recordado que la radioterapia se prestará "bajo supervisión pública" a través de un concierto con una empresa privada, de manera que serán los médicos de Oncología de Son Espases los que "emitirán un informe vinculante del tipo de tratamiento del paciente".

Así, puesto que la cantidad de pacientes que pueden ser atendidos en el servicio "es superior a la demanda que tendremos", en los pliegos, el Govern ha previsto la posibilidad de que la sociedad adjudicataria pueda comunicar al Servicio de Salud su intención de acoger también a pacientes de la sanidad privada debido a la "capacidad adicional" del servicio.

Según ha explicado, en los pliegos se recogerá qué tasa se debe pagar para prestar esta asistencia, una tasa que se ha calculado "según los metros de ocupación que hay en la tarifa de precio público". El conseller ha incidido en que siempre será el IbSalut el que autorice o no esta prestación a los pacientes de la sanidad privada y que los pacientes de la pública no sufrirán ningún retraso en la atención.

Finalmente, ha detallado que los pliegos del concurso recogen esta posibilidad puesto que "por seriedad", la administración debe "contemplar todas las opciones". Se deben "poner las reglas del juego claras y que esté todo articulado", ha concluido.