El Ejército de Tailandia declara la ley marcial para controlar las protestas y censura a los medios

  • Los militares dicen que lo han hecho para garantizar "la paz y el orden" en las protestas callejeras que comenzaron a finales de 2013.
  • Por televisión, el jefe del Ejército aseguró que no se trata de un "golpe de Estado".
  • El líder militar asumirá a partir de ahora más poderes para controlar la seguridad.
  • Ha ordenado a diez canales de televisión que interrumpan emisiones.
Tailandia vive una aparente normalidad a pesar de que ha sido declarada la ley marcial.
Tailandia vive una aparente normalidad a pesar de que ha sido declarada la ley marcial.
EFE

El jefe del Ejército tailandés, Prayuth Chan-Ocha, declaró este martes la ley marcial para garantizar "la paz y el orden" en las protestas callejeras en las que han muerto 28 personas desde finales del año pasado.

En un comunicado leído a través de la televisión pública, ha indicado que la ley marcial "ha sido impuesta para restaurar la paz y el orden a la gente de todos los bandos" y ha asegurado que "el público no tiene que entrar en pánico, sino vivir sus vidas con normalidad".

El anuncio fue televisado a las 06.00 hora local (01.00 GMT del martes) y en él, Prayuth dijo que no se trata de un "golpe de Estado" y que el objetivo es evitar violencia entre grupos de manifestantes rivales.

No obstante, los militares han pedido a todas las radios y televisiones del país que alteren su programación habitual para conectarse con los medios de comunicación militares "cuando les sea requerido".

"Todas las emisoras de radio y canales de televisión, tanto por satélite como por cable, del gobierno o privadas" se ven afectadas por la decisión.

Los militares aseguran que esta medida es para asegurar que toda la información que llegue al público es verídica.

Además han ordenado a diez canales de televisión que interrumpan sus emisiones "para preservar la paz y el orden".

"El Ejército pide a los canales de televisión por satélite que pongan fin a sus emisiones para evitar la manipulación de las noticias, que crea malos entendidos", ha dicho. Entre dichas cadenas hay algunas controladas por grupos progubernamentales y antigubernamentales.

El jefe del Ejército, que asumirá a partir de ahora más poderes para controlar la seguridad, ordenó la disolución del Centro para la Administración de Paz y Orden, excepto los miembros del Ejército, la Marina o las fuerzas aéreas.

Los militares asumirán así todas las tareas relacionadas con la seguridad, incluidos los interrogatorios de sospechosos y entrega de pruebas a las autoridades judiciales, hasta ahora a cargo del Gobierno interino.

Poco después del anuncio, el Ejército ha solicitado a los manifestantes progubernamentales y antigubernamentales que permanezcan en sus lugares de protesta y que no celebren marchas. "Los grupos deben dejar de desplazarse de un sitio a otro", ha recalcado.

Los manifestantes antigubernamentales cancelaron una marcha debido a la declaración de la ley marcial.

Aparente normalidad

Por su parte, los seguidores del Gobierno, conocidos como los "camisas rojas", anunciaron que continuarán con las protestas en Bangkok.

El asesor para seguridad del primer ministro interino de Tailandia ha afirmado que el Ejército no consultó al Gobierno antes de declarar la ley marcial. "Todo es normal excepto que el Ejército es responsable de todos los asuntos de seguridad nacional", ha dicho Paradorn Pattanatabut, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.

Poco antes, el ministro de Justicia, Chaikasem Nitisiri, ha asegurado que el Gobierno sigue al frente del país. "Es bueno que el Ejército se preocupe por la seguridad del país. Sin embargo, el Gobierno tiene aún poderes totales para dirigir el país", ha indicado.

Grave crisis gubernamental

A principios de diciembre, el Ejecutivo de la ex primera ministra Yigluck Shinawatra disolvió el Parlamento y anunció elecciones generales para febrero, que posteriormente fueron boicoteadas por los antigubernamentales y el principal partido opositor.

El Tribunal Constitucional anuló en marzo los resultados de esos comicios y hace dos semanas forzó la dimisión de Yingluck y nueve ministros por un caso de abuso de poder.

La ex primera ministra, que también ha sido acusada de negligencia por el polémico programa de subsidios para el arroz por la Comisión Anticorrupción, fue sustituida por Niwattumrong Boonsongpaisan.

Los manifestantes antigubernamentales exigen una reforma del sistema político, que consideran corrupto, y proponen la creación de un consejo no electo para que lleve a cabo los cambios antes de celebrar nuevas elecciones.

Tailandia vive una grave crisis desde el golpe de Estado que derrocó de 2006 al primer ministro Thaksin Shinawatra, hermano de Yingluck y a quien sus detractores acusan de dirigir el Gobierno desde el exilio.

El Ejército ha urdido 19 asonadas, once de ellas con éxito, desde que acabó la monarquía absolutista en 1932.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento