Detienen a siete personas por robar joyas en las casas en las que trabajaban

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Málaga han detenido a siete personas por, presuntamente, robar joyas en las casas en las que trabajaban como cuidadores o realizando otros trabajos. Las detenciones se han llevado a cabo entre el pasado 8 de abril y el 15 de mayo en la capital.
Joyas robadas
Joyas robadas
EUROPA PRESS/POLICÍA NACIONAL

Agentes de la Policía Nacional de la Comisaría Provincial de Málaga han detenido a siete personas por, presuntamente, robar joyas en las casas en las que trabajaban como cuidadores o realizando otros trabajos. Las detenciones se han llevado a cabo entre el pasado 8 de abril y el 15 de mayo en la capital.

Tal y como ha relatado la Policía Nacional en un comunicado, la investigación ha establecido que el primero de los casos de hurto de joyas tuvo lugar entre el 27 de marzo y el 19 de abril. Una señora de 88 años había contratado los servicios de cuidado de una mujer y ésta, aprovechando que la anciana tuvo que ingresar en un hospital de Málaga, presuntamente sustrajo diversas joyas de la víctima.

Fue un familiar de la anciana quien denunció los hechos ante la Comisaría de Málaga. Agentes de la Policía Nacional localizaron finalmente los efectos sustraídos en un local de compraventa de oro del centro histórico. Los funcionarios han detenido a la cuidadora y a su hija, quien, presuntamente, había vendido los objetos. Además, han descubierto que les habían pagado algo más de 2.000 euros por las joyas.

Otro de los casos que se ha investigado es el de una mujer de nacionalidad española que presuntamente sustrajo 18.000 euros en joyas en la vivienda en la que estaba contratada como empleada de hogar. En esta ocasión, las pesquisas de los investigadores llevaron hasta dos casas de compraventa de oro del centro histórico de Málaga.

Los agentes también han detenido a los dos responsables de estos dos establecimientos de compraventa de oro por un presunto delito de receptación. Según han explicado, estos habían comprado el material procedente del delito sin anotarlo en los libros de registro o lo habían apuntado omitiendo sus características personalizadas, por lo que además dificultaron el trabajo de la Policía Nacional.

El último de los casos denunciados es el de una pareja que realizaba trabajos de tapicería a domicilio y, aprovechando una distracción de la dueña de la casa, le sustrajeron joyas y objetos por valor de 1.800 euros. Todos los detenidos, siete en total, han pasado a disposición judicial.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento