La Policía Nacional ha detenido a los tres responsables de una tienda de compraventa de artículos de segunda mano de Málaga capital por, presuntamente, poner a la venta teléfonos móviles procedentes de hurtos y robos.

Además, los dos hombres que vendieron a ese comercio dos 'smartphones' procedentes de delitos patrimoniales han sido arrestados, uno por delito de robo con fuerza y otro por hurto. Una mujer que vendió un terminal a la tienda procedente del hurto también ha sido imputada.

Esta operación se inició tras una inspección rutinaria de vigilancia y control realizada por agentes de la Policía Nacional de los libros-registro de empresas que se dedican a la compraventa de objetos de segunda mano con el fin de comprobar la legítima procedencia de los artículos.

La inspección dio como resultado la detección de varias irregularidades, entre ellas, el comercio carecía del libro-registro de operaciones de compraventa, según ha informado la Policía Nacional en un comunicado.

Además, del análisis de las facturas de la empresa, los investigadores averiguaron que la tienda había adquirido cuatro teléfonos inteligentes de alto valor procedentes de robos y hurtos.

Como consecuencia, los tres responsables del comercio de 27, 30 y 31 años fueron arrestados.

Los investigadores han detenido también un joven de 30 años como presunto autor de un delito de hurto que fue cometido en la plaza de la Constitución de Vélez Málaga en 2012; uno de 22 como presunto responsable del robo con fuerza del bolso de la empleada de un bar del centro histórico, quien lo tenía en el almacén cerrado con un candado.

Y, por último, una mujer de 35 años, que al parecer vendió un móvil a la tienda investigada, ha sido imputada como presunta autora de una falta por el hurto de diversos efectos cometido el pasado mes de marzo en la calle Horacio Lengo.

Consulta aquí más noticias de Málaga.