Lugansk, tomada por los prorrusos
Un activista coloca una bandera rusa en una barricada levantada delante de un puesto policial ocupado por mililicianos prorrusos en la localidad ucraniana de Lugansk. KURTSIKIDZE / EFE

Rusia responderá a las "repugnantes" sanciones anunciadas por Estados Unidos debido al papel ruso en la crisis ucraniana, anunció este lunes Serguéi Riabkov, viceministro de Asuntos Exteriores de Rusia.

"Por supuesto que responderemos. Nunca hemos ocultado que hay posibilidades para tal respuesta. Y las medidas que serán tomadas son bastante amplias", dijo Riabkov a la agencia Interfax.

Nunca hemos ocultado que hay posibilidades para tal respuesta. Y las medidas que serán tomadas son bastante amplias Riabkov se mostró "convencido" de que la respuesta rusa a las sanciones "repercutirá dolorosamente en Washington".

"Nadie tiene derecho a hablar con Rusia con lenguaje de sanciones. Los intentos de dictar algo y presentar ultimatos se volverán contra aquellos que lo hagan", amenazó.

El diplomático subrayó que el anuncio realizado por el portavoz de la Casa Blanca "causa repugnancia". "El texto demuestra una total incomprensión de lo que sucede en Ucrania por parte de los socios en Washington. Es un espejo deformado de la política exterior y no una actitud responsable ante un problema", precisó.

El Gobierno de Estados Unidos anunció este lunes una nueva tanda de sanciones "selectivas" contra individuos y entidades rusas, así como restricciones a ciertas exportaciones hacia Rusia, en respuesta al papel que este país sigue desempeñando en la crisis de Ucrania.

En un comunicado, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, informó de las medidas contra siete cargos gubernamentales, "incluidos dos miembros del círculo más estrecho del presidente (Vladimir) Putin", así como contra diecisiete empresas ligadas también a él, además de otras medidas.

Estados Unidos revocó asimismo las licencias de exportación de bienes de alta tecnología que, según Washington, pueden contribuir al sector militar ruso.

La Unión Europea también acordó ampliar en 15 personas la lista de rusos y ucranianos a los que ha decidido congelar sus bienes y prohibir el visado para acceder a territorio comunitario por su implicación en la crisis ucraniana, según informaron fuentes europeas.

Por su parte, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, expresó este lunes su confianza en que continuará la cooperación con Ucrania en el ámbito de la industria militar, en una reunión con un grupo de legisladores en Petrozavodsk, centro industrial en el noroeste del país.

Confiamos en que no se llegará a la ruptura de los vínculos de cooperación "Confiamos en que no se llegará a la ruptura de los vínculos de cooperación, aunque de momento no vemos que se cumplan plenamente los suministros", dijo Putin, citado por las agencias locales, al referirse a las importaciones desde Ucrania para la industria militar rusa.

El jefe del Kremlin indicó que ello obedece a decisiones del Gobierno de Kiev, y no de las empresas ucranianas. "Estoy seguro de que ellas (las empresas) quieren continuar cooperando", agregó.

La cooperación con los socios ucranianos, dijo el presidente ruso, "es de gran importancia para la defensa de Rusia y clave para la de Ucrania". Putin indicó que Rusia es capaz de sustituir en un plazo de dos años y medio toda la producción que importa desde Ucrania para su industria militar.

Añadió que para Ucrania el término de la cooperación en este campo "lo más probable es que conduzca a un desastre". "¿Por qué? Porque no tienen otro mercado. Las Fuerzas Armadas de Rusia son sus únicos consumidores", explicó.

Ucrania recibirá gas desde la UE

Por otra parte, las empresas de suministro de gas de Eslovaquia y Ucrania firmaron este lunes un acuerdo, auspiciado por la UE, que permitirá a partir otoño enviar desde Europa occidental a la república exsoviética hasta 10.000 millones de metros cúbicos de gas anuales, una quinta parte de las necesidades de ese país.

A la firma del acuerdo, retransmitida por televisión, acudió el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, quien lo calificó como un paso importante para "diversificar las fuentes de gas de Ucrania" y aseguró que "contribuye a la mayor seguridad energética de Europa del Este y de la UE en general".

Según Barroso, este acuerdo "muestra el compromiso de la UE a favor del sector energético de Ucrania, algo que también se refleja en los paquetes financieros que la Unión ha aprobado sin dificultad en las pasadas semanas".

El suministro se realizará mediante un antiguo gasoducto, ahora en desuso, a través de la ciudad eslovaca de Vojany, en la frontera con Ucrania. "La capacidad será de entre 8.000 millones y hasta 10.000 millones de metros cúbicos anuales", confirmó a Efe Vahram Chuguryan, portavoz de la empresa gasística Eustream, propietaria del tramo eslovaco del gasoducto.

El acuerdo prevé la puesta en funcionamiento del gasoducto en dos fases y el conducto estará plenamente operativo "en octubre de este año", explicó el portavoz.