empleado...
Laura Menéndez López y Mourad Carhris Britel.
Empresaria... Laura Menéndez López: Tiene 29 años. Es madrileña. y con otros tres socios abrieron la tienda Colors Coffe Shop. Está «comprometida». Tiene un empleado: Mourad.

¿Es estresante ser propietaria de un local en Madrid? 

Sí. Echas muchas más horas, y cuando sales del trabajo sigues pensando en los pedidos, las facturas, los pagos, los empleados… Yo me tiro aquí desde las 8 de la mañana hasta la noche.

¿Te alcanza con lo que ganas para vivir? 

Alcanza, cuando se recupera lo invertido.

¿Has sido empleada? 

Sí. Trabajé seis años en el bar de copas Dreams. Estaba como encargada y ahora me he abierto este bar.

¿Volverías a ser empleada o estás mejor así?

Cuando se tiene un negocio propio se está más motivada, pero no se descansa nunca. De todas formas, mi experiencia como empleada fue muy buena. Apostaron por mí y ahora es lo que yo intento hacer por los otros.

Empleado... Mourad Carhris Britel: Tiene 30 años. Es marroquí. Vive en Madrid, pero cada dos meses se va a la playa. Estudia para profesor de buceo y trabaja en la tienda de Laura.

¿Es estresante trabajar en un local de Madrid? 

No. Es muy tranquilo. Me deja tiempo libre para hacer cosas que me gustan.

¿Te alcanza con lo que ganas para vivir?

No mucho. Pero yo no pienso en cómo vivo hoy, sino en mis proyectos de futuro, porque tengo proyectos a futuro.

¿Alguna vez has sido dueño de un local? 

Dueño, no; jefe, sí. Cuando vivía en Francia era el responsable del programa de un café-teatro.

¿Qué es mejor?

Ser jefe... Aunque es mucha responsabilidad. El empleado tiene que cumplir sólo una cosa, su trabajo. El jefe tiene dos tareas: cumplir su trabajo y verificar que todo lo demás salga bien.