Las obras del aeropuerto mejorarán también el servicio del Cercanías. Ayer, el Ministerio de Fomento y AENA (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea) firmaron un convenio por el que la empresa aeroportuaria duplicará las vías entre Los Prados y el Campamento Benítez.

El proyecto permitirá que los trenes pasen cada 12 ó 15 minutos, en lugar de los 30 que esperan hoy los más de nueve millones de viajeros anuales del C1 (Málaga-Fuengirola).

AENA se hace cargo de esta actuación porque el ferrocarril coincide con la zona en la que se construirá la segunda pista del aeropuerto de Málaga. De esta forma, la coordinación de las obras será mayor que si las dos entidades ejecutaran los tajos por separado. El tramo férreo afectado por el convenio será subterráneo (bajo el río Guadalhorce y la segunda pista del aeropuerto).

La fecha prevista para que el proyecto sea una realidad es 2010 (el mismo año en que se espera haber acabado la remodelación del aeródromo malagueño). Costará 156,7 millones de euros.

En el importe no se incluye la instalación de las vías ni el tendido eléctrico que mueve los convoyes, las instalaciones de seguridad ni las comunicaciones. Estas estructuras correrán a cargo de la Dirección General de Ferrocarriles.

Nueva estación

Más cerca que la actual: La actual parada de Cercanías de la avenida Comandante García Morato (a unos 200 metros del aeropuerto) dejará de existir. Una nueva estación de trenes, en la que también parará el AVE, se construirá en la ampliación de la terminal de pasajeros.

Antecedentes

Un proyecto veterano: El desdoblamiento de la C1 era una obra esperada desde 1997 –cuando el PP anunció su desdoblamiento para reducir los 30 minutos de frecuencia del quinto tren más rentable de España–. Comenzó el 4 de diciembre de 2003 en los tramos entre Campamento Benítez y Benalmádena, y de allí hasta Fuengirola. Únicamente se ha acabado la obra –ya está en uso– del primer tramo, de unos 3,7 kilómetros de longitud, sin que la frecuencia se haya reducido.

Ya debería pasar cada 20 minutos

Hace 13 meses que el C1 debería tener una frecuencia de 20 minutos. Sigue pasando cada media hora porque el desdoblamiento entre Benalmádena y Fuengirola, que conllevaría esa reducción de los tiempos, no ha terminado. Varios desprendimientos y una cartografía anticuada en el diseño del proyecto (casas que no estaban en los planos pero existen ahora) son la causas, según el Ministerio de Fomento.