Los trabajadores de Anesvad en Bilbao exigieron ayer la dimisión del presidente de la ONG, José Luis Gamarra Aranoa, encarcelado por una presunta apropiación indebida de fondos.

La mitad de los alrededor de 50 trabajadores de la sede de aquí comparecieron ayer para desvincularse de «las actuaciones ilícitas» del presidente.

Gamarra fue detenido la noche del jueves pasado, precisamente, tras la denuncia de uno de los trabajadores de la ONG, que sospechaba de irregularidades en la gestión económica de los fondos de la organización. Gamarra ingresó en prisión el domingo tras declarar ante el juez. La Ertzaintza ha descubierto un agujero de 5 mill. de euros.

Ayer, un portavoz de los trabajadores justificó la petición, ya que, «independientemente del fallo final del juez, el daño contra la organización es irreparable», explicó, y manifestó que no se responsabilizan del presunto delito.