Sevilla ha abandonado la política de sequía. Los pantanos que abastecen a la capital y su provincia tienen almacenados un total de 348.82 hm³, lo que significa que están al 88,3% de su capacidad. Esto supone que tenemos agua para los próximos tres años, hasta 2010.

Con estas previsiones, el Ayuntamiento ha dejado de coger agua del embalse del Huesna y ha paralizado el programa de captación de aguas subterráneas. No obstante, seguirá con la campaña de ahorro de agua en los edificios públicos y aplicando las bonificaciones para las familias que menos consuman este recurso.

La provincia de Sevilla cuenta con los embalses de Minilla y Gergal, que están actualmente al 76% de su capacidad total. Además, recibe agua de los pantanos onubenses de Aracena (95.8%) y Zufre (89.3%) para garantizar así el consumo de agua potable.

Plan para la Cuenca

Por otro lado, el Consejo del Agua aprobó ayer un Plan de Sequía para la cuenca del Guadalquivir que define las actuaciones que deberán tomarse para afrontar las situaciones de sequía con «mayor seguridad, eficiencia y agilidad que hasta ahora», según explica Francisco Tapia, presidente de la Confederación Hidrográfica.

El plan, que deberá ser aprobado por el Gobierno, contó con el apoyo de todos los agentes sociales, excepto la Federación de Regantes de Andalucía y Asaja.