Cartel de la primera entrega de Mad Max
Cartel de la tercera entrega de "Mad Max". (ARCHIVO)
El director de la saga Mad Max, el australiano George Miller, planea volver a llevar a las pantallas al apocalíptico héroe, con la diferencia de que esta vez será sin su famoso protagonista, Mel Gibson, a quien ve
demasiado viejo para el papel.

"No será Mel. Tenía 21 años cuando hizo la primera (entrega de la trilogía), ahora es mucho más mayor y su pasión es hacer y dirigir películas", dijo Miller, citado por la agencia australiana AAP.

Miller, que acaba de recibir el Oscar al mejor film animado por su película Happy Feet, reconoció que aún no se ha decidido por el actor que sustituirá a Gibson, quien saltó al estrellato gracias al papel protagonista en Mad Max (1979).

Su sustituto será un actor joven, y a poder ser una estrella, dijo el cineasta, aunque eludió citar a posibles candidatos.

En cualquier caso, Miller aseguró que quiere abordar al personaje de Max Rockatansky con la misma pasión que en sus tres entregas anteriores (Mad Max, Mad Max II y Más allá de la cúpula del trueno).

"Tengo varios proyectos en mente, uno de animación, pero quiero hacer otro Mad Max e implicarme hasta la médula", manifestó el director, de 62 años.

Miller hizo esas declaraciones en Sydney durante la presentación de Aurora, un proyecto de la australiana 'Film and Televisión Office' dirigido a promocionar nuevos guiones cinematográficos.