Los estadounidenses confían en que el teletransporte sea una realidad en 50 años

  • Una encuesta sobre nuestro futuro dentro de 50 años señala que 6 de cada 10 estadounidenses ve en los avances tecnológicos una mejora para sus vidas.
  • Cuatro de cada diez encuestados opina que el teletransporte será una realidad en 2064, un 33% opina que ya habrán establecido para colonias en otros planetas.
  • Un 81% ve posible que los pacientes que necesiten un trasplante puedan encargar órganos hechos a medida.
Teletransporte en la serie 'Star Trek'.
Teletransporte en la serie 'Star Trek'.
PARAMOUNT

La mayoría de los ciudadanos de Estados Unidos confían en que la tecnología mejore sus vidas durante los próximos 50 años, y muchos ven posible alcanzar metas hasta ahora propias de la ciencia ficción, tales como el teletransporte o el control del clima, según una encuesta divulgada este jueves.

El sondeo realizado por el Centro Pew a 1.001 adultos mayores de 18 años señala que 6 de cada 10 estadounidenses (un 59%) ven en los avances tecnológicos una mejora para sus vidas, mientras que sólo 3 de cada 10 creen que estos empeorarán su situación.

Entre los que más optimistas se muestran destacan los hombres con estudios superiores, un colectivo que prevé mejoras en la vida de las personas gracias a la tecnología en hasta un 79% de los casos, mientras que las mujeres y las personas sin titulación universitaria se muestran más cautos al respecto.

Sin embargo, y pese a la gran diferencia existente en el uso de las nuevas tecnologías entre generaciones, no hay brecha generacional sobre este asunto: los jóvenes y los mayores se muestran optimistas por igual.

De entre los distintos retos que la tecnología y la ciencia pueden alcanzar en el próximo medio siglo, una gran mayoría de ciudadanos (81%) ve posible que los pacientes que necesiten un trasplante puedan encargar órganos hechos a medida de forma artificial en los laboratorios, y un 51% cree que los robots podrán crear obras artísticas —tales como novelas, pinturas y música— con una calidad similar a la de los humanos.

Además, 4 de cada 10 encuestados opina que el teletransporte será una realidad en 2064, un 33% se muestra confiado en que los humanos ya habrán establecido para entonces colonias permanentes de población en otros planetas.

Uno de cada cinco cree que mediante la ciencia y la tecnología se podrán controlar el clima y los fenómenos atmosféricos.

Los drones y Google Glass inspiran recelo

Pese a la confianza generalizada en las posibilidades tecnológicas a largo plazo, son muchos los estadounidenses que recelan ante las aplicaciones que determinadas innovaciones pueden tener en un futuro más inmediato, tales como las gafas inteligentes, la modificación genética en humanos o los aviones no tripulados, los llamados 'drones'.

"Con la reciente introducción de las Google Glass y otros aparatos tecnológicos adaptados a la ropa y complementos del día a día, puede que sólo sea cuestión de tiempo que mucha gente reciba un flujo constante de información digital sobre su entorno mientras camina por la calle", indicó Aaron Smith, investigador del Centro Pew y autor de la encuesta.

Esta posibilidad —que las personas dispongan de información constantemente a través de sus prendas de vestir y complementos— no convence a más de la mitad de los encuestados, que opinan que empeoraría sus vidas, mientras que un 37% cree que las mejoraría.

Menos confiados se muestran todavía los estadounidenses en lo referente al uso de drones para fines civiles y no militares —como los planes del fundador de Amazon, Jeff Bezos, de repartir paquetes mediante estos aviones—, y un contundente 63% se opone a que el espacio aéreo quede abierto para estos robots voladores.

Por otra parte, el 66% de los ciudadanos cree que el uso de ingeniería genética para crear niños "más capaces, sanos y atléticos" con el consentimiento de los padres sería algo malo para la humanidad, y una proporción similar de los encuestados (65%) se opone a dejar el cuidado de los ancianos en manos de robots, algo con lo que ya están experimentando países como Japón para hacer frente al rápido envejecimiento de la población.

Del mismo modo, ocho de cada diez encuestados se negaría a comer productos cárnicos creados artificialmente en un laboratorio, el 72% rechazaría realizarse un implante en el cerebro para ganar capacidad memorística o mental, y la mitad de los ciudadanos no se montaría en un coche que no fuera conducido por un humano.

Pese a la tendencia generalizada a confiar en los beneficios y las posibilidades de la tecnología en un futuro lejano —a 50 años vista—, "muchos estadounidenses se muestran de lo más escépticos hacia algunos nuevos inventos que puede que estén en disposición de usar o comprar en el futuro más inmediato", concluye Smith.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento