Elefante
Elefante en un safari. DELIA CAMP

Hace ya mas de 20 años que Ramón Díaz de Bustamante visitó por primera vez el valle del Luangwa. Por entonces era un lugar desconocido, en el que solo existían las mínimas infraestructuras turísticas para poder visitarlo de forma somera, pero sin correr peligros.

Ramón Díaz de Bustamante es el fundador de Wildlife, miembro vitalicio de varias sociedades de conservación de la naturaleza en África y guía. Lleva más de 20 años dedicado al mundo del safari en África y es fundador, promotor y constructor de Delia Camp y Nkalamo Camp en North Luangwa National Park. Protagonista de más de 3.000 safaris fotográficos, ha dedicado gran parte de su vida a proteger y divulgar la fauna africana.

Vamos en silencio y en fila india viendo cómo algunos animales huyen de nuestra presencia y otros nos observan Poco a poco, este cántabro aventurero cordial y amante de los animales fue conociendo a los grandes pioneros del safari que desarrollaron sus establecimientos turísticos con una extraordinaria visión entre lo que era el turismo sostenido y la protección de la naturaleza. Después llegó uno de los momentos de su vida: "Visité la zona norte del valle".

En el acto me quede prendado del paisaje, de la exuberancia de vida y de sus gentes y pronto me decidí a formar parte del lugar e iniciar los trámites para construir mi primer lodge en el parque. Los inicios fueron durísimos, me encontré en el que muchos califican como el lugar más salvaje e inhóspito del planeta, sin más ayuda que mis incondicionales empleados y una fuerte determinación y amor hacia un lugar de ensueño".

Y es que el valle del Luangwa es uno de los últimos edenes de vida salvaje en África. Lo componen 3 parques nacionales: el del sur (South Laungwa), el más comercial y turístico, también el más grande, con cerca de 9.600 km2; en el centro está el más pequeñito y usado como nexo de unión entre el sur y el norte, tiene tan solo unos 276 kilómetros cuadrados y se llama Luambe, y el del norte (North Luangwa), que es el menos desarrollado, y por eso esta considerado uno de los parques nacionales con una vida salvaje más auténtica y original de África que permanece inalterada a lo largo del tiempo.

Son ya famosos los safaris a pie, donde se descubre la naturaleza sin adulterar: "Como los antiguos exploradores vamos en silencio y en fila india viendo cómo algunos animales huyen de nuestra presencia y otros nos observan con curiosidad. Durante la marcha vamos rastreando, siguiendo huellas que los animales van dejando sobre el terreno, es una experiencia única...".

También se puede hacer el safari tradicional en 4x4 y el nocturno. La noche africana es trepidante, otra fauna que no se ve por el día despierta en la noche. "Es el momento del leopardo, que sigilosamente tratará de cazar cada noche. También los leones comienzan con su actividad...". Inolvidable.