En Zaragoza sobran más de la mitad de las palomas
Un grupo de palomas revoloteaban ayer en busca de comida en la plaza de San Felipe, en el Casco Viejo. (F. S.)
Estropean edificios, ensucian el mobiliario urbano y transmiten enfermedades. Las palomas suponen muchas molestias para la ciudad, por lo que los expertos recomiendan que en Zaragoza no debería haber más de 5.000. En estos momentos, el Instituto Municipal de Salud Pública calcula que hay entre 10.000 y 12.000 de estas aves, por lo que sobran más de la mitad.

Este departamento puso en marcha en 2004 un plan para ir reduciendo la población de palomas. Estimaron que si se eliminaban una media de 2.000-4.000 aves cada año, se llegaría a la cifra óptima en 2008. Las expectativas se superaron y se ha alcanzado una media de 6.000 aves sacrificadas al año.

Un informe de la Universidad de Murcia y el CEU de Madrid señaló hace un año que el 30% de las palomas son portadoras en sus excrementos de un parásito llamado microsporidia, que, si es ingerido, puede provocar diarreas, hepatitis, encefalitis o sinusitis. Las palomas dejan sus heces en plazas y parques donde suelen jugar niños que pueden tocar las cacas y llevarse luego la mano a la boca.

A pesar del enorme esfuerzo para eliminar las palomas, estas aves siguen proliferando por su gran capacidad reproductora. «Tienen un crecimiento de un 15% anual, por lo que es difícil rebajar su número», explica Mercedes Navarro, directora del Instituto Municipal de Salud Pública. Un dato: cada pareja trae al mundo 1,9 pichones al mes durante casi todo el año.

Qué se hace con las palomas

Las aves que son capturadas se sacrifican mediante la inhalación de un gas o, en ocasiones, sirven de alimento para halcones y otras rapaces en centros de recuperación de aves. En la década de los 90 no se mataban, sino que se exportaban a pequeñas localidades que pedían este tipo de aves para sus plazas. Pero la demanda ya está más que cubierta y ahora no queda más opción que el sacrificio. En otras comunidades también se venden a centros de tiro al plato, algo que se desechó en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Las aves en zaragoza

Sistemas para atraparlas: Se capturan con redes y cebo o con unas jaulas-trampa que se colocan en los tejados.

El sitema de red se dejó de utilizar durante un tiempo porque las aves lo reconocían y no acudían.

Las zonas más saturadas: Plazas y parques son los que más palomas tienen. En las plazas del Pilar, Los Sitios, San Miguel y Aragón hay bastantes. También en La Aljafería y en algunas plazas de barrios periféricos.

La Margen Izquierda: En esta zona, la proliferación de la tórtola turca, una variedad de la paloma, llevó a los servicios de Salud Pública a llevar a cabo una campaña especial en la que se eliminaron unas 3.000 aves.

Juzgado por envenenarlas: En Barcelona están juzgando a un hombre que envenenaba a las palomas de la plaza Catalunya con pan remojado en disolvente. Aquí, las ordenanzas prohíben darles de comer.