Valls dice que se centrará en reducir el déficit y devolver la confianza a los franceses

  • Aseguró que su nuevo equipo supondrá una ruptura pero dentro de la continuidad de la acción iniciada por Ayrault.
  • Sobre los fichajes más experimentados: "Es normal encontrar hombres y mujeres con experiencia, a veces con las mismas responsabilidades".
  • Sobre los grandes retos de su Ejectutivo: "Debemos controlar la deuda. Si no, perdemos nuestra soberanía nacional".
Imagen de archivo de 2013 de Manuel Valls saliendo del Palacio del Elíseo, en París.
Imagen de archivo de 2013 de Manuel Valls saliendo del Palacio del Elíseo, en París.
EFE

El primer ministro francés, Manuel Valls, se marcó este miércoles como objetivos principales reducir el déficit público y devolver la confianza a los franceses, y aseguró que su nuevo equipo supondrá una ruptura pero dentro de la continuidad de la acción iniciada por su predecesor Jean-Marc Ayrault.

Valls, que ayer asumió su cargo este miércoles desveló la composición del nuevo Ejecutivo, definió a ese equipo como a un "Gobierno de combate, al servicio de los franceses", y a sí mismo como "un hombre de izquierdas completamente comprometido" con el objetivo de ir "más rápido, más lejos", de cara a la recuperación del país.

"No queda más opción que reducir los déficit. Es una cuestión de credibilidad para Francia. Debemos controlar la deuda. Si no, perdemos nuestra soberanía nacional", indicó en una entrevista concedida a la emisora TF1.

El nuevo jefe de Gobierno ha llamado para esa labor a gran parte de los ministros precedentes y a dos nuevas incorporaciones, la de Ségolène Royal, excandidata presidencial y expareja del presidente, François Hollande, en Ecología, y la del alcalde de Dijon, François Rebsamen, en Trabajo.

"Es normal encontrar hombres y mujeres con experiencia, a veces con las mismas responsabilidades", dijo Valls, para quien el cambio de "entrenador" de un equipo es importante "para permitir que los jugadores jueguen mejor de forma colectiva".

Nueva etapa

En esta nueva etapa, vio esencial "crear un clima de confianza, porque sin confianza no hay crecimiento", y reducir el déficit "sin poner en cuestión los servicios públicos".

Hollande le dio para ello el encargo de "responder al mensaje de los franceses" expresado en las recientes elecciones municipales, y escuchar esa muestra "de decepción, de cólera, a veces, de temor ante el futuro".

Pero esa labor, según concluyó, no pretende realizarla en solitario: "Quiero un verdadero contrato con los parlamentarios de la mayoría. Pero quiero decirle también a la oposición que también tiene responsabilidades, que juntos deberemos responder no solo a la crisis económica, sino también a la de confianza".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento