Hallan culpable a un hombre por por secuestrar, violar y enterrar viva a una niña en EEUU

  • Tras abusar de ella, la engañó para que se metiera en una bolsa de plástico.
  • Luego la enterró en el patio de su casa.
  • La niña murió asfixiada abrazada a un muñeco de peluche.
La niña Jessica Marie Lunsford, sonriendo. (Citrus County Sheriff''s Dept., HO/AP Photo)
La niña Jessica Marie Lunsford, sonriendo. (Citrus County Sheriff''s Dept., HO/AP Photo)
Citrus County Sheriff''s Dept., HO/AP Photo

Un jurado estadounidense declaró culpable a un pederasta de secuestrar, violar y enterrar viva a una niña de nueve años en el estado de Florida, en un caso que conmocionó a EEUU y endureció las penas de los crímenes contra niños.

John Couey, acusado de asesinar a Jessica Lunsford en 2005, escuchó el veredicto en un tribunal de Miami sin mostrar emociones, después de tres días de testimonios de detectives y funcionarios de la prisión donde está recluido.

El jurado lo declaró culpable de asesinato en primer grado, agresión sexual a una menor y secuestro, por el hecho que ocurrió en el condado de Citrus, en la costa oeste de Florida.

Couey, de 48 años, fue juzgado en Miami porque un juez decidió trasladar su caso a esta ciudad, para poder seleccionar a un jurado que no estuviera expuesto al despliegue informativo que causó el caso en Citrus.

El acusado, que afrontaría una condena a muerte, es un agresor sexual convicto que vivía a pocos metros de la casa de la menor, a quien secuestró una madrugada y tras violarla, logró bajo engaño que se metiera dentro de una bolsa de basura para después enterrarla viva en el patio de su hogar.

Las autoridades hallaron el cadáver arrodillado y aferrado a un animal de peluche, según los testimonios presentados.

Un médico forense dijo que Lunsford murió por asfixia y que fue violada antes de ser asesinada.

La enterró viva porque no podía asesinarla por sí mismo

Un funcionario de prisiones declaró que Couey le comentó que enterró a la menor cuando ésta todavía vivía porque "no podía asesinarla por sí mismo".

El asesinato ocurrió, según ese mismo testigo, tres días después de la desaparición de la niña cuando agentes policiales y voluntarios lanzaron una operación de búsqueda en el vecindario.

Charlie Crist, gobernador del estado de Florida, destacó que el veredicto se dio cuando el Senado de la Asamblea Legislativa estatal aprobó la ley anti-asesinato y ciber-delitos contra los niños.

"Le hice una promesa a Mark Lunsford (padre de Jessica) y a millones de otros floridanos de hacer todo lo que pudiera para proteger a nuestros niños de la violencia", dijo en un comunicado.

En mayo del 2005, el entonces gobernador Jeb Bush firmó otra ley llamada 'Jessica Lunsford', en memoria de la niña asesinada, para endurecer las penas a los pederastas de Florida.

Ese marco legal establece condenas mínimas de 25 años de cárcel para las personas que sean declaradas culpables de abusar sexualmente de menores y una máxima de cadena perpetua.

También se ordena colocar dispositivos de localización por satélite a los convictos que hayan cumplido con sus sentencias y estén en libertad condicional, lo que permitirá a la policía localizarlos permanentemente.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento